Opinión | La ventana

Casa en llamas

Agarro el título que ha puesto en cartel el inquieto Dani de la Orden. En la cinta una mujer elimina cualquier obstáculo que salga al paso por dramático que sea con tal de reunir al disperso núcleo familiar en la vivienda de los veranos dorados ahora que la soledad la ahoga. Los hijos no tardan en desenfundar su egoísmo y el ex el rastro de idiotez que lo envuelve. Como psicóloga, la pareja de este aprecia el cristo y propone un juego en plan terapia: que cierren los ojos, se ubiquen en el lugar predilecto para relajarse y que cuando los aceche un voraz incendio piensen en quién les gustaría que apareciese para salvarlos. Por la reacción que muestran al abrirlos, ahí no se salva nadie.

El mismo día que fuimos a verla se produjo la reunión en Alicante de la ejecutiva local del pesoe que sigue dando que hablar. El guion de la peli resulta irregular; el de la sesión en Ca Franco mantiene una regularidad meticulosa desde el pasado siglo que ha conducido a la agrupación a alcanzar las mayores cotas de la miseria en gran parte de las citas electorales con candidatos de distinta clase y condición. El último suceso acaecido en la sede ha traído como consecuencia un intercambio de lindezas entre el secundario adjunto al jefe y la portavoz municipal que se siente no ya abandonada, sino tiroteada por los suyos. Desde la ejecutiva de Diana Morant han llamado la atención a esta diciéndole que parece no saber con quién se está metiendo.

Uno de los puntos de fricción fue que los gestores del chiringuito han impuesto turnos a la hora de controlar a quién dan las llaves como para esperar que abran el partido a la sociedad. Los contestatarios intentaron saber a qué se dedican los fondos y, pese a la fuerte tensión en medio de las llamas, lo que obtuvieron cuando acababan de analizarse los resultados de las europeas un mes más tarde fue la propuesta fuera del orden del día de trazar una hoja de ruta de cara a las municipales de 2027. Aún en situaciones extremas siempre es positivo no perder el sentido del humor. n

Suscríbete para seguir leyendo