Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juego viejo y juego nuevo

Juego viejo y juego nuevo

Juego viejo y juego nuevo

Hi ha que vore quan juguen estos xiquets», afirma frente al televisor el viejo aficionado que ya no está en condiciones de subir gradas o escalas ni esquivar pelotazos. La televisión de los valencianos ha llevado este deporte al interior de las casas para gozo y satisfacción de todos aquellos que todavía llegaron a ver jugar al Xiquet de Quart y Juliet, a Ibáñez y Rovellet. Muchas gracias en nombre de todos ellos.

Lastimosamente la modalidad excelsamente artística de la Escala i Corda no se pensó para las cámaras, ni aun teniendo una vista de lince, así es que entre las cataratas y el desgaste natural, el viejo aficionado sólo alcanza a disfrutar del buen estilo de los pelotaris. Para él, que practicó la pelota, es más que suficiente. Le sobra intuir por donde vuela.

«Hi ha que vore quin ambient es veu, y està ple», afirma contento el televidente. Eso sí que se ve perfectamente, para gozo del espíritu y recarga de la fe en el futuro. Cuando hay finales de postín, y ésta lo era, las gentes responden. No diría yo como el president de Les Corts que se nos han quedado pequeños los trinquetes porque ambientes como el de ayer se ven de vez en cuando. Siempre será mejor ver las gradas justas y llenas que las sobrantes. Las palabras optimistas del presidente, de pueblo pelotari y estrechos y antiguos vínculos familiares con el trinquet, hay que entenderlas en el contexto de su indiscutible afición e interés por este deporte.

«El restos juguen com els mitgers», afirma como sorprendido de ver la poderosa volea de Puchol II, o el juego de «bot i braç» de De la Vega con la izquierda. «Jo que he vist moltes vegades a Juliet i Rovellet i no recordé vore'ls jugar a volea. Sempre jugaven per baix€ res a vore en el que hui passa. A on va a parar, hui juguen barbaritats€!» concluye convencido de lo que dice.

Y uno le recuerda que también ha evolucionado el fútbol, el básket y hasta la pelota vasca. En tiempos de Hilario Azcárate e incluso en los de Retegui II no se veía una volea en toda la partida y los pelotaris de hoy la gastan para rematar a dos paredes€ «Estamos ante otro juego», le dices y el buen hombre, más cerca de los cien que de los noventa, asiente. Y entonces le preguntas qué juego le gusta más y concluye que, efectivamente, son juegos distintos y que es pregunta absurda comparar las patatas con el salmón.

Vimos ayer en Guadassuar, en esta fiesta grande de la final de la Copa Caixa Popular, a un Puchol II, con la solvencia de primera figura. Todo lo hizo elegantemente perfecto. Ofreció una demostración de poderío físico y mental y de dominio técnico.

-Es fill de Puchol€¿vosté se'n recorda?, le pregunto.

-Veges. Recorde que la primera volta que el vaig vore fou a Borbotó jugant a Llargues€ Que tú no te´n recordes?Aquell tenía una esquerra de sobaquillo molt bona€però este juga més, ho te tot.

Vimos a un Tomás aplicando la ciencia y la valentía.

-Eixe és de Xaló, li diuen Tomás€comento.

-De Xaló? Allí ho tenen tot de primera categoría. Tenen bon moscatell i este xicot juga molt pero molt. Veges si juga€, dice.

La partida se decantó desde el principio a favor de Puchol II y Tomás que acabaron ganando por 60 a 35. El viejo aficionado comentaba que a él le importaba poco que ganara una pareja roja o azul pero que veía cosas grandes en todos ellos, jugadas que cuando visitaba Pelayo en las tardes frías de invierno, allá por los años cincuenta, nunca hubiera podido imaginar. «Eixe De la Vega te molta clase, eixe juga molt i el Jesús no digam€Jo crec que hui han guanyat uns però demá poden guanyar els atres€Escolta, i tot molt ben montat, els trofeus i tot molt serio. Xé com deu de ser€!».

La mañana del domingo ha sido placentera para el buen hombre que no ha tenido más afición que el viejo Juego de Pelota y que gracias a la televisión ha podido ver y vivir a su manera esta hermosa final. Y lo ha hecho con la sabiduría de los años, que suele ser comprensiva con los errores y generosa con los aciertos. «Clar que este joc no te res a vore al del temps de Juliet€».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats