Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andilla, el pueblo de la trufa

"Hállase Andilla en la falda oriental de un cerro casi aislado, cuyas raíces son de yeso hasta los cimientos de las casas: síguese al yeso tierra, sobre la qual descansa un cascarón calizo de muchas varas de grueso: las calles son calles estrechas, y los edificios reducidos á lo puro necesario"

Andilla, el pueblo de la trufa

Andilla, el pueblo de la trufa

En el dominio montañoso de las estribaciones meridionales del Sistema Ibérico, en la alineación integrada por las sierras de Javalambre-Calderona, se localiza Andilla. Se trata de un municipio valenciano integrado en la comarca de La Serranía. Su término se extiende por un territorio quebrado sobre la vertiente meridional de la sierra de Andilla, con alturas que superan los 1.000 metros. Es un territorio condicionado por su orografía accidentada con paisajes dominados por elevaciones montañosas y barrancos profundos.

El término municipal limita al este con los municipios de Alcublas, Chelva, Calles e Higueruelas, al sur con Villar del Arzobispo y Llíria, y al norte con La Yesa (Valencia), Sacañet en la provincia de Castellón y el turolense Abejuela. Con una extensión de 142 km², es el segundo municipio más extenso de la comarca. En el término municipal de Andilla se hallan tres aldeas: La Pobleta, Osset y Artaj.

Históricamente Andilla es conocida porque fue gobernada por Abu Zayd, el último gobernador almohade de Valencia, el cual se alió con Jaime I en su lucha por la reconquista de las tierras valencianas, en la que toma parte aportando sus mesnadas. Tras la reconquista, se creó la Baronía de Andilla. Tras la expulsión de los moriscos el Señor de la Villa concedió la carta Puebla a un grupo de 4 cristianos.

Economía rural y despoblación

Andilla cuenta hoy con una población de 319 habitantes, una cifra que representa un tercio de los habitantes que había en el año 1950 con 952 habitantes. A principios del siglo XX se aproximaba a los 1.500 habitantes. Constituye un ejemplo de dinámica de abandono de los pueblos del interior valenciano, con los procesos sociales (envejecimiento) y económicos (dependencia agrícola), característicos de esas poblaciones. La economía del municipio se basa en la agricultura, principalmente de secano con la cosecha de uvas, olivas, almendras y nueces, así como la apicultura. Destaca la tradición del cultivo de la trufa negra (tuber melasnosporum). Es tal la importancia de la trufa en este término municipal, que el Ayuntamiento de Andilla organiza el evento FIVATRUF, la Feria de la Trufa en el recinto ferial de La Pobleta. En febrero del 2020 se organizó la tercera edición. Es un excelente encuentro de productores de trufa y de otros productos tradicionales y artesanos del entorno, que facilita el conocimiento de este territorio rural.

Sobre una loma a 895 msnm, Andilla posee unas condiciones climáticas beneficiosas para algunos cultivos de secano de sus tierras. Un clima mediterráneo con rasgos continentales: inviernos fríos con nevadas; enero, diciembre y febrero son los meses más fríos; y veranos suaves con una temperatura media de 21 grados. El municipio destaca por su riqueza en paisajes, rodeado por una densa masa forestal en la que destacan carrascas y sabinas entre otros, y una rica vegetación arbustiva mediterránea. El término está recorrido por el río Andilla y sus afluentes, ramblas y barrancos que recogen aguas de las fuentes del entorno, todos ellos lugares donde hallamos vegetación de ribera.

Un interesante patrimonio cultural

Situado a 76 km de la ciudad de la Valencia, el núcleo urbano de Andilla se asienta sobre un cerro, que le permite dominar geográficamente el entorno formado por valles, barrancos y vaguadas. Sus calles estrechas y con frecuencia empinadas configuran un entorno rural en donde se hallan vestigios y monumentos históricos de gran interés turístico. De la época medieval destacamos el Castillo de Andilla de origen árabe del siglo XI que domina la población, y que hoy solo quedan algunos lienzos aislados de sus muros; y el Portal de la Muralla (siglo XIV), que formaba parte de la antigua muralla que rodeaba el municipio y que servía de acceso a la población. El Portal fue construido en piedra de sillería y forma un arco de medio punto donde se encuentra el escudo del primer barón de Andilla, Ximén Pérez d'Arenós.

El skyline del casco urbano está protagonizado por la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en particular su campanario que sobresale del resto de la población, por sus 35 metros de altura; fue construido a finales del siglo XVIII (1759-1769). El edificio data de finales del gótico con sucesivas aportaciones de otros estilos. Otro monumento reseñable es la Ermita de Santa Inés (S. XVI), ubicada en el sector más elevado del municipio, destaca por su planta circular y recientemente restaurada.

Un entorno cultural y natural atractivo

En el entorno del núcleo urbano se encuentran otros monumentos medievales como el Puente Medieval (s. XIII-XIV) que antiguamente servía como vía de comunicación del comercio de Aragón que unía Valencia con tierras aragonesas. De camino a La Pobleta se halla la Cruz de la Horca (s. XVI-XVII), que junto con la Cruz de Andilla y la Cruz de San Sebastián (La Pobleta), se construyeron con el fin de contribuir a la protección de los transeúntes. Se mantienen en buen estado de conservación.

La aldea de La Pobleta, en la que residen unos 130 vecinos, se localiza al oeste de Andilla, apenas a un kilómetro de distancia. En ella hallamos la Ermita de Santa Paula (s. XVIII) de nave rectangular, además de la Cruz de San Sebastián. En las aldeas de Osset y Artaj, al sudeste de Andilla, se hallan fuentes y lavaderos típicos de la arquitectura serrana tradicional.

El municipio tiene elaboradas dos rutas señalizadas que permiten visitar los monumentos más emblemáticos de Andilla y sus aldeas, y disfrutar de algunos de los parajes y espacios naturales que alberga este territorio: la Ruta Medieval y la Ruta Monumental.

Además del patrimonio cultural e histórico de Andilla, el municipio es un destino para muchos senderistas que quieran disfrutar del entorno natural de este pueblo valenciano, en donde se combina naturaleza y el modo de vida rural. Un entorno con parajes destacables como el de Ojomar, con formaciones rocosas originadas por el efecto erosivo del agua o el paraje de la Fuente del Señor de gran valor paisajístico. En Andilla se puede practicar el senderismo a través de varios senderos oficiales: el SGR-7, de norte a sur; el SGR-10, de dirección ibérica NW-SE; y el SPRV-176, en dirección a Alcublas.

Compartir el artículo

stats