Terreta CV Semanal cintillo rutas

Terreta CV Semanal cintillo rutas

El municipio de Herbés está situado en la comarca de Els Ports, en el sector septentrional de la provincia de Castellón, en el límite con Aragón. Tiene una superficie de 27,12 km2 y limita al Norte, con los municipios turolenses de Torre de Arcas y Monroyo; al Norte y Este con el también turolense Peñarroya de Tastavins; al Sur, con Castell de Cabres; y al Sur y al Oeste, con Morella. La población se localiza a 783 m.s.n.m., en la margen izquierda del barranco de Escalona, más adelante nombrado como río Tastavins, que es un afluente del río Matarraña por la margen derecha. El acceso a Herbés es por la carretera CV-110, que discurre desde la masía de Torre Miró. 

Encrucijada de relieves complejos

Este espacio está formado por sierras ibéricas de dirección NO-SE, que están en contacto con la cordillera Costero Catalana, lo que produce una convergencia hacia el Este, mediante numerosas fallas. El paisaje es abrupto y muy montañoso, con crestas jurásicas situadas sobre los plegamientos cretácicos. Las principales altitudes se sitúan en los extremos del término. Al SE se encuentra la Mola (1.244 m); al SO la sierra del Adell (1.238 m); al NO la sierra de la Tossa o Camiseta (1.207 m); y al NE la Roca Mola (1.051 m). El barranco de Escalona o Riuet d’Herbés discurre de norte a sur y secciona transversalmente los plegamientos de las sierras. Se alimenta de varias fuentes como la de Fontanals, Ginebre o En Cardona. Facilitaba el riego a algunas huertas y al Molí del Baró, ubicado en su margen derecha, junto al límite de Peñarroya de Tastavins. 

El poblamiento más antiguo del término se encuentra en el Mas d’En Borrás, donde existen restos de un poblado de la Edad del Bronce. Herbés era en origen una alquería musulmana, que fue conquistada por Blasco de Alagón en 1233, quien en ese mismo año le otorgó la Carta Puebla. La población fue donada en 1234 a su primer señor territorial, D. Juan Garcés, quien la repobló con cristianos procedentes de Lleida. A principios del siglo XIV perteneció a D. Ramón de Centelles y de 1386 a 1484 a los Cubells. En 1561 pasó a la familia Valls y posteriormente a los Ram de Viu, a quienes perteneció la Baronía de Herbés desde su establecimiento en 1720. Formó parte del término general de Morella hasta que Carlos II le otorgó su autonomía como villa independiente en 1691. En 1926 volvió a formar parte de Morella, hasta que en 1960 adquirió de nuevo su autonomía. En el siglo XIX formaba parte de una de las principales áreas bajo dominio de los carlistas. 

Se denominó “Herbés Jussans o Bajo”, para diferenciarlo de Herbeset, la aldea morellana, también llamada “Herbés Sobirans o Alto”.

Despoblación y economía rural

Herbés se encuentra escasamente poblado, pues la emigración ha supuesto que los jóvenes abandonen el municipio, lo que acentúa el proceso de envejecimiento. La actual densidad es bajísima, tan solo 1,81 hab/km2. Su población máxima fue en 1877, con 743 vecinos. Desde entonces se produjo un descenso continuado. En 1910 albergaba 660 habitantes, mientras que en 1970 se había reducido a 233. Posteriormente ha seguido perdiendo población, pues en 2001 tenía 90 habitantes. Actualmente, en 2019, apenas supera los 40 habitantes.

La principal actividad económica es la ganadería, con alguna granja avícola y porcina, y algún rebaño ovino. Herbés conserva algún telar particular, donde se confeccionaban las típicas mantas morellanas, ya que la industria textil era la mayor fuente de ingresos. A consecuencia de lo quebrado del territorio, existen escasos espacios llanos y suelos poco aptos para la agricultura. Bernardo Mundina indicó en su obra Historia, Geografía y Estadística de la provincia de Castellón (1873) que «El terreno es poco productivo y el que más feraz es, y mejor corresponde a los sacrificios del agricultor, es el que se halla en la margen del arroyo Herbés, el cual está seco la mayor parte del año». La producción agrícola ha disminuido notablemente y sólo se mantienen en cultivo 48 hectáreas, de las cuales 44 son de secano y 4 de regadío. Los principales cultivos son el almendro (19 Ha), la cebada (11 Ha) y la veza para forraje, para abastecer a las granjas existentes. 

Un paisaje rural, con huellas de su pasado

La trama urbana conserva rasgos que son testimonios de su arquitectura medieval. Son habituales las fachadas con balconadas de madera. Está ubicado al abrigo y en la solana del cerro dels Sabinars y está coronada por el Castillo-Palacio del Barón de Herbés, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Esta fortificación es una casa nobiliaria con elementos defensivos, edificada en los siglos XIV o XV, con un estilo gótico. Dispone de dos plantas y una buhardilla y su planta es rectangular. Está construida de mampostería y en las esquinas se halla reforzado con sillares. En la planta baja dispone de dos calabozos, una bodega y un lagar. Posee un depósito de nieve de forma circular, excavado parcialmente en la roca, situado en una construcción aneja. Su diámetro es de 4,5 m.

La Iglesia Parroquial de San Bartolomé se sitúa en la parte alta de la localidad, cerca del Castillo-Palacio del Barón. Se edificó en la primera mitad del siglo XIV, pero las sucesivas reformas han hecho que contenga elementos góticos, barrocos y neoclásicos. Posee planta rectangular y dispone de una nave central y capillas laterales. La torre-campanario tiene planta cuadrada y está construida de mampostería, piedra angular y ladrillos. Se compone de cuatro cuerpos, siendo el más elevado de forma octogonal. La antigua Lonja de Herbés se localiza en la subida de la calle del Horno y es un edificio edificado en el siglo XVI. En la actualidad se utiliza como un establecimiento de restauración. El Museo Etnográfico de El Botador permite la conservación de las tradiciones culturales de la localidad y los elementos de la vida rural. 

Existen dos ermitas en el término, la de Sant Miquel, situada 500 m al E del casco urbano, edificada en el siglo XVIII, y la de la Virgen del Sargar, unos 2 km al SE de la población. Ésta última se localiza al pie de la ladera de la Tramuya y es un conjunto de varios edificios, compuesto por la ermita, la casa del ermitaño y la cofradía. Fue construida en el siglo XVI y se reformó en el XVIII. La Nevera del Mas de Andreu se ubica unos 300 m al NE de la masía. Es un pozo circular con un diámetro de 4 m y una profundidad de 2,9 m, aunque su fondo se halla colmatado de piedras. Su capacidad estimada es de unos 40 m3. Se construyó con mampuestos careados mediante la técnica de la piedra en seco. 

Unos paisajes naturales de contrastado valor

Herbés dispone de un medio natural privilegiado, que merece su inclusión en varios espacios ambientales de protección. Forma parte del Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la Tinença de Benifassà, Turmell y Vallivana, que alberga una elevada biodiversidad de fauna y flora, con algunos endemismos. También se integra en la Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA) del L’Alt Maestrat, Tinença de Benifassà, Turmell y Vallivana, que alberga poblaciones nidificantes de 22 especies de aves. Esta área es de especial importancia para la conservación de las rapaces rupícolas. La calidad del paisaje aconseja recorrer alguna de las rutas senderistas que atraviesan el término. Las principales son las de Herbés-Vallibona-Morella y Herbés-Pereroles-Morella, PR-CV-374. Otras discurren por el término municipal: el Camino de la Tossa, que nos conduce al pico homónimo y en su trazado se encuentra el peirón de San Macario y Santa Elena; y el Camino de la Mare de Deu del Sargar, con dirección al ermitorio y pasa por el peirón de la Mare de Deu.