Terreta CV Semanal cintillo rutas

Terreta CV Semanal cintillo rutas

La superficie de 13,69 km2. Limita al Norte y el Este con Penáguila; al Sur con la Torre de les Maçanes; y al Oeste con la capital comarcal, Alcoi. La población se asienta a 735 m.s.n.m., a los pies de un cerro donde se sitúa el Castillo de Benifallim, en las estribaciones de la sierra del Rontonar. El acceso desde Alcoi se realiza desde la CV-785, mientras que la carretera CV-787 conecta con Benilloba y la CV-780 con la Torre de les Maçanes.

El término posee una orografía abrupta y montañosa, pues forma parte del Prebético, con plegamientos cuya dirección predominante es Suroeste-Noreste. El sector más elevado es el más elevado, conformado por la sierra del Rontonar. Las elevaciones más destacadas son Els Plans (1331 m), Penya del Carrascal (1214 m), Morret de Jeroni (1132 m), Morro de la Vena (1118 m) y la Penya del Gori (1081 m). En el término hallamos varios barrancos, como el dels Horts, el de la Marrà y el del Tormo, que son tributarios del río Frainos o de Penáguila por su margen izquierda. Pascual Madoz indica en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar (1845-1850) que “el terreno es de secano y cubierto de montes, cruzándole varios arroyuelos formados por las vertientes de los cerros y barrancos, durante la temporada de lluvias, los cuales dirigen su curso hacia Benilloba”.

Apuntes históricos y despoblación de Benifallim

Benifallim ha estado poblado desde épocas pretéritas; en su término se hallan varios testimonios, numerosos yacimientos arqueológicos de distintos periodos. En el Alt de la Capella se encontraron en el año 2001 instrumentos y materiales líticos atribuibles al Musteriense (Paleolítico medio). En los yacimientos de El Carrascalet, l’Altet del Vell, Les Puntes, y Mas de les Carrasquetes, y en alguna otra parcela se han hallado restos de cerámicas del Neolítico, Edad del Bronce, iberos y romanos. En esos lugares se han establecido Espacios de Protección Arqueológica que se han declarado como Bienes de Relevancia Local (BRL).

El origen de la población es una alquería islámica. El origen del topónimo Benifallim es islámico. Beni- significa “hijo o descendiente” y Halim es un nombre propio, de la raíz árabe hlm. El topónimo aparece documentado por vez primera en 1250, en dos donaciones de la vecina alquería de Penáguila. Su territorio fue concedido a Ximén López de Foces y a Blasc Pérez d’Azlor, después de la conquista de Jaume I. Durante el siglo XIV estas tierras quedaron despobladas, lo que obligó a Bernat de Cruïlles, señor de Penáguila y Castalla a otorgar en 1236 Carta de poblamiento a Benifallim, en la que concedía heredades para 30 pobladores procedentes de Penáguila. A mediados del siglo XVI pertenecía a Pere de Castelló y posteriormente pasó a los condes de Rótova y Montortal. En la primera mitad del siglo XVII se concede al señor de Benifallim la Baronía, por lo que se segregó de Penáguila. La expulsión de los moriscos supuso una importante pérdida poblacional, lo que supuso un lento proceso repoblador. Durante el siglo XX y en el XXI la población se ha ido reduciendo paulatinamente. En 1900 tenía 547 habitantes, que se redujeron a 389 en 1940. Se redujo hasta 183 en 1970, y 148 en 2000. En 2019 apenas están censados 105 habitantes. La densidad lógicamente es muy baja, 8,1 hab/km2.

Actividades económicas y patrimonio

La principal actividad económica ha sido tradicionalmente la agricultura de secano, aunque en la actualidad se compagina con el sector servicios y el turismo de interior. Los cultivos se extienden en parcelas escalonadas, en forma de gradería. La superficie cultivada es de 310 hectáreas, de las cuales 298 son de secano y únicamente 12 de regadío. La principal producción de secano es el olivar, con 156 Ha, seguido de cereales como la cebada o el trigo, que ocupan un centenar de hectáreas, mientras que el almendro ocupa 34 Ha. Los cultivos de regadío ocupan pequeñas parcelas destinadas al autoconsumo, con árboles frutales, como manzanos, perales y albaricoqueros. El denominado Antic Safareig es el lavadero municipal de la población. Se encuentra ubicado al sur del núcleo urbano, al final de la calle la Font. Fue remodelado en 2007; está adaptado como aula de naturaleza.

Benifallim posee un casco urbano formado por calles estrechas y pendientes pronunciadas. El Ayuntamiento ocupa el edificio del marqués de Montortal, que antiguamente perteneció al conde de Rótova. El núcleo histórico también alberga otro Palacio, probablemente del siglo XV. Ambos edificios han sido declarados Bien de Relevancia Local (BRL), lo mismo que la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel, construida en diversas fases. El campanario y el coro se edificaron a finales del siglo XIX. Destaca como Bien de Interés Cultural el Escudo de los Castelló, que fueron señores de la Baronía de Benifallim; está construido en piedra y se localiza en la calle San Miguel.

Al este del núcleo urbano, sobre un contrafuerte rocoso y escarpado, se sitúan las ruinas del Castillo de Benifallim. Es un punto de referencia del paisaje y un excelente mirador. Se trata de una antigua fortaleza construida entre los siglos XIII y XIV, de la que aún se observan algunos lienzos de muralla y restos de una torre de planta cuadrada, ubicada sobre un talud. Se asienta sobre una superficie de 400 m2 y ha sido declarado Bien de Interés Cultura (BIC). En 2007 se efectuó un acondicionamiento de los accesos a la torre y la consolidación de los muros. Al sur del casco urbano se sitúa en una ladera el Calvario, formado por varios aterrazamientos ascendentes.

El municipio de Benifallim dispone de varias figuras de reconocimiento medioambiental y paisajístico. Diversas partes del término están integradas en varios Paisajes de Relevancia Regional, como son los de Sierras del Interior de Alicante, Mariola, Maigmó y Penya Roja; les Foies d’Alcoi y Castalla y Vall de Bocairent; y la Vall de Guadalest y Serres d’Aitana, Serrella y Aixortà. Posee una Microrreserva de Flora denominada Serra del Rentonar, situada en un área de umbría de 20 Ha de extensión, con especies arbóreas como carrascas (Quercus ilex), fresnos (Fraxinus excelsior) y arces (Acer granatense). Desde el pueblo se pueden efectuar varias rutas senderistas entre las que destacan la subida al Castillo, a la cumbre del Rontonar y la ruta Serra dels Plans. Además, Benifallim forma parte del GR Montaña de Alicante, en el tramo Alcolecha-Relleu.

En la subida a la cumbre del Rontonar se localiza el Pou del Rontonar, que es una nevera ubicada al SE del vértice geodésico de la Serra dels Plans, en el límite con la Torre de les Maçanes. Ha sido declarada Bien de Relevancia Local. Posee una planta circular de 9,8 m de diámetro y una altura de 13,7 m hasta el nivel de las puertas superiores. Su capacidad estimada es de 1030 m3. Se ha construido de mampostería con mortero, aunque sus muros se encuentran deteriorados. Se construyó a finales del siglo XVIII y servía para el abastecimiento de Alcoi, Alicante y Xixona. En su explotación participó la compañía de ‘nevaters’ de Bartolomé Picó.