Rossell se localiza en el extremo septentrional de la provincia de Castellón, en el sector noroccidental de la comarca del Baix Maestrat. Su término ocupa 75,26 km2 y se ubica en la margen derecha del río de La Sénia, cauce que sirve de límite natural con Cataluña. Sus municipios limítrofes son al Norte la Pobla de Benifassà (antiguos términos de la Pobla y El Bellestar); al Este la población tarraconense de La Sénia; al Este y al Sur Canet lo Roig; y al Oeste Vallibona. Rossell está formado por tres núcleos de población, Rossell, Les Cases del Riu y Bel. El principal es Rossell, situado a 495 m.s.n.m., en el centro del término; Les Cases del Riu, en el extremo oriental, junto al río y al núcleo urbano de La Sénia; y Bel, en el extremo occidental, que formaba un municipio independiente perteneciente a la Tinença de Benifassà, hasta que fue anexionado a Rossell en 1971.

El topónimo de Rossell tiene un origen incierto. Posiblemente puede derivarse del color de las tierras, ya que las de Rossell son más claras que las de Canet lo Roig, que son rojas. Joan Coromines, en el volumen VI de su obra Onomasticon Cataloniae (1996) conjetura que “El nombre de Rossell del Maestrat quizás se puede explicar por el contraste con el de su vecino Canet lo Roig. Las tierras de Rossell son de un color mucho más pálido que las de Canet, que son de un rojo subido, casi rojizo; por eso Canet se llama roig y Rossell se habría llamado el ros, rosset”. Esta interpretación basada en el cromatismo de la topografía vuelve a darse en el topónimo Bel, que es una palabra pre-romana de origen iberovasco. Significa “negro”, lo que coincide con el aspecto negruzco y oscuro de este territorio. Esta coloración se produce también en otros topónimos cercanos como son la Coma Negra o el Morral Negre.

Una encrucijada de relieves de distintas orientaciones

El término se sitúa en las estribaciones de las Muntanyes de Benifassà, en la unión del sistema Ibérico con la Cadena Costero Catalana. Las estructuras tectónicas experimentan un cambio progresivo, entre la dirección ibérica NO-SE y la catalana de NE-SO. Es un territorio con abundantes pliegues y cabalgamientos. Se pueden apreciar tres unidades de relieve. Al Norte y Oeste encontramos la más elevada, que incluye el antiguo término de Bel y la parte occidental de Rossell. Esta sierra está compuesta por paquetes calcáreos cretácicos y jurásicos, en la que se desarrollan formaciones cársticas. Un área de transición, entre los 600 y 400 m de altitud, donde se sitúa el núcleo urbano de Rossell y se han depositado los materiales detríticos de la sierra. Y las llanuras de la Fossa Mitjana que poseen cotas por debajo de los 400 m. Esta fosa está rellenada con las aportaciones del río de la Sénia y del Cérvol.

La principal elevación es La Coma (1069 m), situada en la confluencia entre los términos de Vallibona, La Pobla de Benifassà y Rossell. Los ríos de la Sénia y el Cérvol poseen numerosas surgencias y ullals que alimentan sus caudales; y varias cuevas como la Cova Fumada, la Cova del Blai o la Cova d’En Fornou. El clima es mediterráneo, con una temperatura media anual de 15°C. Las precipitaciones se sitúan en torno a los 600 mm de media, con picos en otoño y primavera.

Apuntes históricos, hecho demográfico y economía tradicional

Los vestigios más antiguos de poblamiento pertenecen a la Cova de les Bruixes, ubicada en un escarpe vertical sobre la Mola de la Ballestera, que se alza unos 26 m sobre un potente cono de deyección, en el barranco de la Coma Negra. Esta cavidad alberga pinturas rupestres, fragmentos cerámicos del Neolítico medio, además de un sepulcro colectivo del Eneolítico, y ha sido decladara Bien de Interés Cultural (BIC). La Cova del Blai pertenece a la Edad del Bronce y de época ibera hubo algunos enclaves como el Mas de Vito, El Coll del Moro y El Carrascalet.

Rossell fue conquistado en 1208 a los musulmanes y en 1233 fue donado a la Orden del Hospital, que formaba parte de Bailía de Cervera. La Carta de Población se otorgó en 1237 por Jaume I a Hugo de Fullalquer, que era maestre de la orden mencionada. En la segunda mitad del siglo XIII fue objeto de un pleito entre la Orden del Hospital y el Monaterio de Benifassà, que se resolvió a favor de los hospitalarios. La Bailía de Cervera se concede a la Orden de Montesa en 1317, por lo que tuvo el dominio de Rossell hasta el siglo XIX. Bel se integró en 1971 en el término de Rossell. Es una población de origen islámico, conquistada por Jaume I. Estuvo bajo el dominio del Monasterio de Benifassà, a cuyo abad le daban dos terceras partes del diezmo de las cosechas y rebaños. Tuvo una primera Carta de Población en 1234 y otra en 1238. En 1705 fue fortificado por orden del rey Felipe V.

Además de los tres núcleos de población, existían 46 masos diseminados en el término, que estuvieron habitados hasta la segunda mitad del siglo XX. Rossell tiene una población en 2019 de 937 habitantes. La densidad de población es de 12,5 hab/km2. Desde comienzos del siglo XX se observa una constante pérdida poblacional. Tenía 2.155 habitantes en 1930, descendió hasta 1.500 en 1960 y 1.120 en el año 2000. En los últimos años hay constancia de la llegada de algunos inmigrantes del este de Europa.

La economía de Rossell se ha basado tradicionalmente en la agricultura de secano, con algunos terrenos de regadío en torno a las terrazas de los ríos de la Sénia, Cervol y el barranc de Requena. A mediados del siglo XX la actividad económica basada en la ganadería ovina y caprina tradicional se fue sustituyendo por granjas intensivas porcinas y avícolas. La agricultura es en la actualidad una actividad complementaria. Se cultivan 2.371 Ha en el término, de las cuales 1.975 Ha son de olivar y 358 Ha de almendros. La pedanía de Les Cases del Riu disponía de varios molinos en el cauce del río de la Sénia, además de fábricas de papel y algún batán. Son testimonios el Molí d’En Guinot y el Molí de l’Hospital.

Patrimonio paisajístico de Rossell

El núcleo urbano de Rossell se organiza en torno a la iglesia parroquial, situada en la cima de promontorio. El callejero adopta una distribución concéntrica a partir de este primitivo centro. Las calles son empinadas y tortuosas. Disponía de un núcleo amurallado reducido, del que prácticamente no se conservan vestigios. Desde el siglo XVIII a la villa original se le sumó un arrabal denominado el Pla de la Font, que posee calles más amplias y en forma de retícula. En Rossell se sitúa la iglesia parroquial consagrada a los Santos Juanes. Se edificó en el siglo XVIII y dispone de una fachada barroca. Es de planta rectangular, con tres naves divididas en cuatro tramos, con arcos de medio punto. Acoge dos retablos del siglo XVI, procedentes de la iglesia parroquial de Sant Jaume de Bel. Esta iglesia data del siglo XIII y es de carácter románico, como se refleja en su entrada, situada en uno de los laterales. Está compuesta por una sola nave, cubierta por una bóveda de cañón.

Rossell sobresale por los destacados valores medioambientales en unidades paisajísticas de montaña, de piedemonte y llanuras. Su territorio forma parte del Parque Natural de la Tinença de Benifassà y del Lugar de Interés Comunitario (LIC) y la ZEPA de la Tinença de Benifassà, Turmell y Vallivana. Existen numerosos senderos y rutas que discurren por los parajes más destacados del término. Entre ellas podemos citar las rutas de la Moleta del Terme, de les Coves, de les Fonts, dels Molins, de las Oliveras Milenarias y de los Miradores de Rossell. Los visitantes pueden servirse de los PR-CV-295 y PR-CV-75. En el municipio existen dos neveras o pozos de nieve, declaradas como Bienes de Relevancia Local (BRL). La mejor conservada es la Nevera del Cementeri, localizada en las cercanías del camposanto de Bel. Es de planta rectangular y posee 5,8 m de diámetro.