La Vall d´Alcalà se localiza en el dominio de las cordilleras Béticas, en donde predomina la orientación Suroeste-Noreste. Rodeado de formaciones montañosas y barrancos se haya este pueblo alicantino de la Marina Alta. Su término municipal limita con los municipios de Benimasot (SW), Planes (W), Vall de Gallinera (N), Tollos (S) y Vall de Ebo (E).

Situado entre las Sierras de la Forada y de Cantacuc, el municipio disfruta de unas condiciones climáticas suaves, dada la proximidad del mar Mediterráneo y su ubicación en un valle, resguardado por estas formaciones montañosas. Destaca una vegetación con abundante arbolado de pino carrasco (Pinus halepensis) y encina carrasca (Quercus rotundifolia).

Restos de la Adzuvieta. | FOTO AYUNTAMIENTO

En el término de la Vall d’Alcalà se encuentran actualmente habitados dos de los siete núcleos poblacionales que lo formaban. Se trata de Alcalà de la Jovada y Beniaia. Sin embargo, Criola, Benialí, Benixarco, La Roca y La Adsubia, están deshabitados.

Con calles estrechas y plano irregular, con construcciones a base de piedra natural, Alcalà de la Jovada se halla en el noroeste del término. Es conocido por ser el lugar donde nació y luchó durante años el caudillo árabe Al-Azraq, “el de los ojos azules”, quien acabó derrocado por Jaime I de Aragón. La plaza del pueblo acoge una fuente con la imagen de dicho caudillo árabe y una inscripción que rememora la figura del señor musulmán de la villa. El castillo del caudillo fue derribado parcialmente para levantar la iglesia del pueblo, inaugurada en 1636 y en el que todavía se conservan primitivos elementos defensivos.

Nevera de Baix. |  FOTO 
AYUNTAMIENTO

Nevera de Baix. | FOTO AYUNTAMIENTO POR Jorge Hermosilla, Jacobo Fernández. Universitat de València.

La despoblación condiciona la economía de esta localidad, dónde apenas residen 160 habitantes (2020), que representa algo menos de una cuarta parte de la población de principios del siglo XX, pues residían unas 650 personas en los numerosos núcleos de su término. Hoy, tiene como base económica principal la agricultura, con cultivos de secano, como el olivo, el almendro y el cerezo, del cual tienen concedida Denominación Específica de Origen.

Antepasados prehistóricos y pinturas rupestres

Un atractivo destacado de la Vall d’Alcalà son los vestigios de la presencia humana que se recogen en varios lugares, hasta ocho yacimientos arqueológicos, como el Tossal de la Roca y el Barranquet de Beniaia.

En el Tossal de la Roca, se halla ubicado junto al barranco de Pelegrí, a 640 m.s.n.m. Distintas civilizaciones habitaron este refugio desde el Paleolítico superior hasta el Epipaleolítico, en el que se registran los diversos procesos de transformación de esa etapa cultural, desde los últimos grupos cazadores recolectores hacia los primeros grupos productores. De entre todos los restos arqueológicos encontrados en este asentamiento, el hallazgo más importante es el conjunto de representaciones de fauna grabadas sobre las paredes. Los materiales hallados, se pueden contemplar en el Museo Arqueológico de Alicante. En la cumbre del Tossal de la Roca, se halla un yacimiento de un poblado de la Edad del Bronce, donde se han encontrado diferentes reliquias como dientes de hoz de sílex o fragmentos de cerámica.

Ayuntamiento.

Ayuntamiento. Restos de Adzuvieta.

En el paraje natural del Condoig, de exhuberante vegetación, y donde quedan restos de formaciones vegetales de laurisilva, se halla un yacimiento en el Barranquet de Beniaia, que atesora representaciones de caza pertenecientes al Neolítico.

Estos, junto con el conjunto de yacimientos de la Vall d’Alcalà, el Abrig del Condoig, el Abric del Barranc de la Gleda, la Cova del Passet, Ruinas de Saltes, y el poblado Peña de la Retura, constituyen testimonios gráficos de las raíces culturales de estos territorios.

Nevera de Baix.

Nevera de Baix. Ayuntamiento

Rutas temáticas y senderismo

La Vall d´Alcalà es un territorio habitual de senderismo. Hay numerosas rutas que permiten apreciar el contrastado valor ambiental de su término, incluido en la Red Natura 2000. El municipio conserva un interesante pozo de nieve, el Pou de Baix, testimonio de un tiempo en el que la producción de hielo era una industria que abastecía a puertos próximos y localidades del litoral. Sobresale las rutas del Paraje Condoig, de la Montaña, de los Antepasados o la de los Despoblados Moriscos, promocionadas por el propio ayuntamiento. Destaca el Sendero oficial Pequeño Recorrido PR-CV 43 Les Valls, promovido por el Centro Excursionista de Valencia, que consiste en un atractivo recorrido por Villalonga, Vall de Gallinera, La Vall d’Alcalà, La Vall d’Ebo, Pego, Orba, y La Vall de Laguar.

PASO A PASO. 1 Fuente con una esfinge de Al Azraq 2 Castillo de la Vall d’Alcalà 3 Iglesia Parroquial. Restos del antiguo palacio-residencia de Al Azraq 4 Ayuntamiento.

Los poblados moriscos

La Vall d’Alcalà destaca por atesorar cuatro poblados moriscos de interés cultural, que constituyen un atractivo turístico.

Poblado morisco de El Benialí. Se sitúa al sur del término municipal, sobre una loma, junto al barranco de la Parra, a 660m. de altitud. De origen andalusí, se hallan tres casas modificadas como corrales de ganado.

Poblado morisco de L’Atzuvieta. Se trata de un conjunto de edificaciones construidas sobre suelo rocoso en las que se diferencian dos agrupaciones separadas. Se pueden observar los restos de una decena de viviendas, además de los restos de un molino y la acequia que le suministraba el agua, y la noria, así como los restos de una prensa de aceite.

Poblado morisco de La Roca. Se localiza en el sector oriental, y se accede fácilmente. Está formado por una unidad constructiva, bien conservada, organizada en torno a un patio.

Poblado morisco de La Cairola. Se ubica en el paraje de El Condoig, en el este del municipio. Se encuentran los restos de edificaciones rurales que reaprovecharon los muros de la antigua alquería morisca.