U bicada a 313 metros sobre el nivel del mar, Cervera del Maestre forma parte de la comarca del Baix Maestrat. Tiene una extensión de 93,2 km2. El núcleo urbano está a 74,5 kilómetros de Castelló y a 144 de València. Se accede a través de la CV-135 tanto desde Sant Mateu, al oeste, como desde Càlig y Benicarló, al este, y desde la CV-136 desde Sant Jordi, al norte. Sendos caminos que parten de la CV-135 conducen a la Jana, al NO, y a Peñíscola, al SE.

Limita al N con la Jana, Traiguera i Sant Jordi; al E con Càlig y Peníscola; al S con Santa Magdalena de Polpís; al SO con la Salzadella; y al oeste con Sant Mateu.

Cervera del Maestre. Antoni Martínez-Bernat

Un medio físico típico del interior

Gran parte de su término es montañoso, ya que ocupa las estribaciones de la sierra de la Vall d’Àngel oriental, con altitudes de 633 msnm en los Revoltons, 616 msnm en lo Tormo (Mojón Trifinio con Sant Mateu y la Salzadella) y 516 msnm en la Perdiguera. Predominan las calizas, que han sido explotadas tradicionalmente como mármol. Como indicaba Cavanilles «no hay pueblo en el reyno que reuna en su término mayor copia y variedad de mármoles que Cervera». Los suelos son pobres y poco aptos para el cultivo. El bosque bajo y las coníferas, que ocupan casi el 60% del territorio, configuran la masa forestal.

La rambla de Cervera cruza el término de O a E, encajada y con un trazado meandrizante a través de la sierra de la Valldàngel. Sus principales barrancos afluentes son el de Benifarguell, de Sant Mateu, la Torn i l’Alba, por la derecha, y de Folc, l’Oli, Fabià, lo Mort y los Forats por la derecha. Los escasos recursos hídricos proceden de aguas subterráneas.

Castillo de Cervera del Maestre. Antoni Martínez-Bernat

Historia y despoblación

Aunque parece derivar de Cervaria («tierra de ciervos»), el topónimo Cervera más bien estaría relacionado con el latín cervix, «cuello» o «collado», al ser el paso natural histórico entre Morella y Peñíscola. En su término se han hallado vestigios de un poblado ibérico (Poneriol), y de una villa romana (Mas d’Aragó) del siglo I a.C. En 1157 Ramón Berenguer IV cedió el castillo a la Orden del Hospital, y ésta se hizo efectiva a partir de la conquista cristiana en 1233. El maestre de los hospitalarios, Hug de Follalquer, otorgó carta pobla en 1235, a favor de Miquel de Tivissa y Bernat de Pegueroles. En 1319 las posesiones del Temple del Hospital pasaron a la Orden de Montesa y Cervera se convirtió en una de sus «batlies» (bailías). Los primeros censos, de 1510, hablan de 660 habitantes. Según el censo de Floridablanca (1787) sumaba 1.167 habitantes. En 1910 llegó a 2.667, su techo poblacional. A lo largo del siglo XX, al igual que otros pueblos del Baix Maestrat interior, ha perdido población. Durante el periodo 1930-1970 pasó de 2.045 a 1.089 habitantes. En los últimos 50 años ha continuado el descenso, aunque a menor ritmo: 916 habitantes en 1981, 784 en 1991, 686 en 2011 y 557 en 2020. La mayoría de los emigrantes se instalaron en el área de Barcelona.

Economía y patrimonio: el Molí de l’Oli

Tradicionalmente el agua de la Rambla de Cervera movía los molinos que se hallaban en sus riberas, como por ejemplo el Molí de l’Oli. Este último consiste en una instalación industrial tradicional que se usó, hasta 1920, para la elaboración de aceite de oliva. De origen medieval, fue ampliándose y adaptándose a las necesidades tecnológicas de la producción oleícola. En la actualidad es un centro de interpretación.

La economía del municipio se basa en la agricultura. La superficie cultivada es de 2.279 hectáreas, una cuarta parte del término. El retroceso de las tierras cultivadas en el último medio siglo es superior a las 2.500 hectáreas. Dos terceras partes de sus explotaciones tienen una dimensión media inferior a las 5 hectáreas. Los principales cultivos son el olivar (937 ha), el almendro (767), el algarrobo (465) y los cítricos (80). La ganadería está presente en algunas granjas, sobre todo avícolas. La industria está poco desarrollada y algunos de sus habitantes trabajan en la construcción en el litoral del Baix Maestrat. La oferta turística deriva principalmente del centro de interpretación del Molí de l’Oli y, en la misma villa destaca su conjunto histórico y su rehabilitado castillo, que se complementa con varias casas rurales y restaurantes.

Molí d'Oli. Antoni Martínez-Bernat

Entre su patrimonio cabe destacar la trama urbana, con calles estrechas y empinadas que se adaptan al terreno y que presentan disposición concéntrica en torno a la iglesia de la Assumpció. Esta, que conserva un portal de estilo gótico, se encuentra en lo alto del casco urbano (a 316 msnm) y a los pies del castillo de la orden de Montesa. El mencionado recinto fortificado, que ocupa unos 7.500 m², presenta restos de la Edad del Hierro e íberos. Fue cabeza de bailía de Montesa, pero, tras abandonarse durante siglos, fue excavado y consolidado a partir de 1983 y declarado BIC en 2003.

A pesar de hallarse a pocos kilómetros de Peñíscola, Benicarló y Vinaròs, Cervera ha experimentado un descenso demográfico incesante a lo largo del siglo XX, dada su escasa rentabilidad agrícola. Algunos atractivos patrimoniales, como el Molí de l’Oli, el conjunto urbano y su castillo, y su paisaje oleícola, han activado el turismo de proximidad, que visita el pueblo desde destinos litorales.

Cervera del Maestre paso a paso.

PASO A PASO.

1 Font del Camí de la Sénia

2 Área de Pedra en Sec

3 Creu dels Caiguts 4 Área del Calvari-Parc Manuel Segarra

5 Castell-Fortaleza de Cervera

6 Área de la Cova Fonda

8 Imatge de la Mare de Déu de la Costa

10 Llotja Medieval i Ermita de San Sebastián

11 Casa Gòtica

12 Área de Baix Les Cases

13 Ajuntament

14 Ermita Santuari de la Verge del Carme

15 Centre d’Interpretació del Molí de l’Oli i Torre.