Camporrobles es un municipio de 1.198 habitantes, situado en el extremo noroccidental del Altiplano de Utiel-Requena. Su núcleo poblacional, a 920 metros sobre el nivel del mar. Su término municipal, alargado en dirección SO-NE, descansa sobre los municipios de Villargordo del Cabriel, Fuenterrobles y Utiel; al NE, con Sinarcas, y el resto de sus cerca de 90 km² de superficie limitan al NO con la provincia de Cuenca, concretamente con municipios de Mira y Aliaguilla. El término municipal de Camporrobles cuenta con una pequeña pedanía llamada La Loberuela de tan solo 10 habitantes.

Camporrobles, parque arqueológico de El Molón Ayuntamiento

El origen de Camporrobles

El núcleo poblacional de Camporrobles tuvo su origen, a finales de la edad media, en torno a una de las distintas lagunas endorreicas que había una llanura poblada de robles. El topónimo está relacionado con un robledal.

Esta zona ya había sido el lugar escogido por numerosas civilizaciones a lo largo de la historia. Es el caso del Molón, en el hallamos los restos de un poblado ibérico que estuvo ocupando la cima de esta muela de forma ininterrumpida, al menos, desde el siglo VIII a.C. Durante la romanización el Molón se convirtió en un oppidum, lugar defensivo, y la población ocupó la llanura. La civilización islámica de nuevo ocupó el cerro del Molón, entre los siglos VIII a X, con un asentamiento fortificado (hisn) en el que destacaba la presencia de una mezquita.

Tras la conquista cristiana el cerro de Molón quedó en desuso y la llanura de Camporrobles estuvo deshabitada durante siglos. A partir del siglo XIV hubo de nuevo un asentamiento en la zona, en este caso en las proximidades de una de las lagunas, dando origen al actual pueblo de Camporrobles.

El desarrollo urbano y demográfico desde el medievo

Durante siglos Camporrobles fue un pequeño caserío ligado a las dehesas del norte del Señorío de Requena. Fue reconocido como aldea en el siglo XVI del término de Requena. En el censo de 1699 se le atribuyen ya unos 500 habitantes siendo, después de Requena y Utiel, el mayor núcleo poblacional de la comarca.

Durante el transcurso del siglo XVIII el pueblo duplicó su población y se consolidó gracias, entre otras cosas, a la puesta en cultivo de sus dehesas. De este modo, en 1782 contaba con un millar de habitantes (948), fecha en la que consiguió la segregación con respecto a Requena.

El viejo Camporrobles se localiza junto a la laguna, con estrechos callejones, algunos de ellos sin salida, ejemplos del urbanismo medieval. Durante este siglo el pueblo se extendía no más allá de las calles de Cervantes, Pelayo y la Tejería, y en el centro, la iglesia. Durante el siglo XIX Camporrobles experimentó un importante desarrollo, como consecuencia de la expansión de la economía de la vid y su comercialización. Un crecimiento que se tradujo en expansión urbana: calles del Apóstol Santiago, de Calderón de la Barca y de la Virgen de Tejeda. Camporrobles pasó a tener 1.253 habitantes en 1857, y 1.934 en 1897.

Fábrica de harinas de San Isidro Ayuntamiento

La economía agraria camporruteña

La principal fuente de ingresos que tuvo Camporrobles durante siglos fue la aportada por los viajeros que recorrían el camino que unía la Serranía de Cuenca con la llanura valenciana. Esta vía era paso de los ganados trashumantes, que se beneficiaban de la laguna próxima al pueblo: permanecían entre abril y septiembre en las partes altas, y en los meses invernales, en las llanuras litorales. La llanura de Camporrobles, a 900 metros de altitud, se localizada en un zona intermedia-alta.

A partir del siglo XVIII, se desarrolló la agricultura del cereal como el trigo, la cebada y la avena, así como el ganado lanar, que favoreció varias manufacturas. También se cultivaba patata y azafrán. El viñedo, que cubría una superficie de tan sólo 40 hectáreas (1840) y la producción de vino resultante era también para el abastecimiento local. Sin embargo, este cultivo fue extendiéndose progresivamente y, en 1862 cubría ya 283 ha, y fue extendiéndose durante el siglo XIX. Como consecuencia, Camporrobles alcanzó dos millares de habitantes a principios del siglo XX; y en 1930, 2.423 habitantes.

En 1947 llegó el ferrocarril a Camporrobles. Se inauguró la estación de ferrocarril que unía Madrid con Valencia. La estación convirtió a Camporrobles en un polo de atracción para algunas industrias (Bodea de Miró, la Bodega Cooperativa Agrícola San Isidro Labrador); y la población siguió aumentando, hasta alcanzar en 1950, 2.514 habitantes.

El Molón, muralla norte

Éxodo rural y pérdida de población

A partir de mediados del siglo pasado Camporrobles sufre los efectos de la emigración hacia las ciudades, en particular València y su Área Metropolitana. La población se redujo a 1.540 camporruteños en 1981, y 1.198, en el 2021.

Atractivos turísticos de Camporrobles

En el año 2014, Camporrobles fue declarado municipio turístico por el Consell de la Generalitat Valenciana. Son numerosos sus recursos y productos turísticos.

El pueblo ha ido configurando una atractiva oferta de atractivos para visitantes y turistas. Destaca el turismo cultural, con un especial reclamo con la Ruta de los Íberos, iniciada en 2012 junto a otros ocho municipios valencianos, en la que se incluyó al yacimiento del Molón como nuevo destino turístico. Esta ruta, junto con otras como la del Picarcho (PR-CV 293) o la del Cerro Cardete (PR-CV 310) forman parte de una interesante red de senderos de pequeño recorrido en el término municipal. El Parque Arqueológico del Molón es de libre acceso, está acondicionado con paneles explicativos y cuenta con un centro de interpretación situado a la entrada del propio yacimiento.

Grúa del ferrocarril Ayuntmaiento

El casco urbano reúne importantes recursos culturales, como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que es fundamentalmente de estilo neoclásico (s.XVIII). Se levanta sobre una planta de cruz latina y está cubierta por una bóveda de cañón. Sobre el crucero se le colocó posteriormente un remate en forma de cúpula octogonal. Además, destaca además la Estación del Ferrocarril, la Fábrica de Harinas San Isidro, el Pozo del Concejo, el Barrio Paulete, y la Colección Museográfica Raúl Gómez.

Las raíces castellanas de Camporrobles, ya que perteneció a la provincia de Cuenca hasta 1851, le otorgan unas determinadas singularidades, tanto sus costumbres y fiestas, como su gastronomía. Las principales fiestas tienen lugar el 17 de enero, en honor a San Antonio Abad, el 5 de febrero en honor a Santa Águeda, y durante la tercera semana de agosto con sus fiestas grandes en honor a la Virgen de la Asunción.

Camporrobles y el Parque Arqueológico El Molón. |

PASO A PASO.

1 Antiguo ayuntamiento de Camporrobles

2 El Pozo del Concejo

3 Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra Señora

4 El barrio Paulete

5 Colección Museográfica Rául Gómez

6 Patronato Martínez de la Mata

7 Ayuntamiento de Camporrobles

8 Fábrica de harinas San Isidro 8 Estación de Ferrocarril Camporrobles