Ayódar es un municipio castellonense de tan solo 153 habitantes, cuyo núcleo de población se localiza a 33 kilómetros de Castelló de la Plana y 80 de València. Se halla en la comarca del Alto Mijares, concretamente en la vertiente septentrional de la sierra de Espadán, y en el margen izquierdo de la rambla de Ayódar o río Chico.

Limita al este con Fanzara y Suera, al norte con Espadilla, al sur con Villamalur, y al oeste con Torralba del Pinar y Fuentes de Ayódar. La accesibilidad se limita a la CV-205, carretera que procede de Suera y Tales, y continúa hacia Fuentes. Además, cuenta con un camino local que sigue la estrecha ruta del río Chico, en dirección a Espadilla.

Ayódar, vista del pueblo Ayuntamiento

Relieves y ramblas en el Alto Mijares

Ayódar tiene un término accidentado, en plena sierra de Espadán. En él se alzan varias elevaciones que permiten delimitar parte de su término municipal: la Cueva Negra (831 msnm), que establece el límite con Espadilla; las montañas de Cherri y del Castillejo (859), que lindan con Villamalur; las del Pajarico (794) y Benatares (925), que lindan con Torralba. En el sector central del término municipal se eleva un cerro jurásico, el del Castillo, de 545 msnm, rodeado de margas y arcillas, sobre las que se asienta la localidad. Ésta se encuentra a 385 metros sobre el nivel del mar.

La rambla de Ayódar, conocida como río Chico, es un colector de aguas conducidas por otras ramblas, las de Villamalur, Fuentes y Torralba, procedentes de la vertiente septentrional de la sierra de Espadán. La rambla de Ayódar dirige sus aguas al río Mijares, en término de Espadilla. Riega una huerta de medio centenar de hectáreas, con patatas, forrajeras y frutales, parcialmente abandonada.

Ayódar es tierra de fuentes y manantiales, con algunas aguas subterráneas con propiedades mineromedicinales. Destacan las fuentes del Turio, el Tordo, la Fuente Larga, la Peña y del Buitre.

Bosques en el entorno de Ayódar Ayuntamiento

Apuntes históricos y demográficos

En el término municipal hay restos de poblados ibéricos en el Castillico y en el Corral del Barranco Hoyo, y numerosas alquerías y talleres de época islámica. Ayódar es de origen musulmán. De hecho, perteneció a Abu Zeit, el último gobernador almohade de Valencia. Los restos de su castillo, del siglo XII, son muestra de ese pasado. Ayódar perteneció a la Iglesia y a la Corona, a la familia Arenós y posteriormente al duque de Villahermosa, promotor de un palacio, cuyos restos se hallan en la plaza de la Iglesia.

La expulsión de los moriscos en 1609 supuso que Ayódar quedara despoblada. Fue entonces cuando fue repoblada por unos 250 habitantes procedentes de Godella. Los siglos siguientes fueron de crecimiento, de manera que en 1786 tenía 470 habitantes, y en 1860, se aproximó al millar. A continuación, la evolución demográfica se caracterizó por un descenso continuo, progresivo, en los siguientes términos: en 1900 había 947 habitantes, en 1930, 858, en 1960, 510, en 1981, 211, y actualmente, en 2020, 153.

Los flujos migratorios durante décadas se dirigieron a las capitales de Barcelona, Castelló de la Plana y València. En la actualidad Ayódar se ha convertido en un municipio que acoge más segundas residencias que primeras, de hecho prácticamente las duplica.

Ermita de la Fuente

Ermita de la Fuente Ayuntamiento

Una economía tradicional y el turismo cultural

Ayódar posee una agricultura de secano en donde predominan algarrobos y almendros, así como olivos. Destaca la superficie forestal de monte maderable, condicionada por los incendios, así como tradicionalmente la ganadería trashumante originaria de las sierras turolenses. Parte de la población activa trabaja en las industrias de la cerámica de la vecina Onda. Otra fuente de ingresos procede de las pensiones de los numerosos jubilados que residen en Ayódar. Y el turismo, basado en su patrimonio.

De su patrimonio cultural sobresale su Castillo, reconocido como Bien de Interés Cultural, BIC, desde 2004. Constituye un ejemplo de la arquitectura militar de la Sierra de Espadán. Tiene dos Bienes de Relevancia Local, BRL, la Iglesia Parroquial de San Vicente Ferrer, y la Torre del Antiguo Convento de los Dominicos. La iglesia parroquial fue construida a mediados del siglo XIX (1853-1861); consta de tres naves con grandes pilastras corintias, ábsides y cúpula. La fachada, de estilo academicista valenciano, integra la torre campanario. El Convento de los Dominicos fue fundado en el siglo XVI, en 1576, y ocupado por los carlistas y desmantelado posteriormente, aunque permanece una esbelta torre campanario, que data de 1601, que destaca por su altura en relación con las viviendas del pueblo.

Iglesia de San Vicente Ferrer

Iglesia de San Vicente Ferrer Ayuntamiento

Por su término se extiende un sector del Parque Natural de Espadán. Éste ocupa una superficie de 31.023 hectáreas, distribuidas entre 24 municipios de la Sierra; además de la ZEPA, Zona de Especial Protección de Aves, que se extiende por 65.332 hectáreas.

Varios senderos nos permiten recorrer su territorio, de los cuales destaca el PR-CV-314, ‘La Saganta’ entre Ayódar y Espadilla, con 9.400 metros de longitud y unos 400 metros de desnivel.

Durante los últimos años se ha desarrollado el turismo, para lo cual Ayódar pretende ser un pueblo atractivo, un lugar de veraneo, capaz de estimular la economía local: mejoras urbanas como la actuación en fachadas, parques o una piscina natural en el río de Chico de Ayódar, una retención de agua a través de un muro escalonado en el cauce. El visitante puede degustar una gastronomía local de interés, basada en materias primas locales; es el caso de la olla vegetal, las gachas de panizo o los embutidos.

Vista del pueblo de Ayódar. | POR Sandra Mayordomo, Jorge Hermosilla. Departament de Geografia, Universitat de València.

PASO A PASO.

1 Torre del Antiguo y Convento de los Dominicos

2 Iglesia Parroquial 3 Abrevadero de la calle San Sebastián 4 Ayuntamiento de Ayódar

5 Lavadero de Ayódar

6 Piscina natural