CAVANILLES, A. J. (1797): Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia

“Alcalalí, pueblo de 96 vecinos, y luego la Llosa de Camacho de 40, ambos forman una sola Parroquia, y cada uno tiene su propio término (…). El de Alcalalí tiene media hora de oriente á poniente entre los de Xaló y Parsént, y una de norte á sur entre los de Orba y la Baronía de Xaló. En ambos es el suelo desigual, pero fértil, con riego en algunas partes: crianse allí robustos olivos, moreras, algarrobos, y algunos almendros”.

En el interior de la comarca alicantina de Marina Alta, hallamos el municipio de Alcalalí, localizado en el sector central del Valle de Xaló o de Pop, a una altitud en torno a los 230 msnm. El término municipal, de 14,4 km2, limita con los municipios de Benidoleig y Pedreguer, al Norte; Xaló, al Este; Tàrbena, al Sur; y Parcent, y Orba, al Oeste.

En el término se diferencian varias unidades de su medio físico. El Valle del Gorgos o de Xaló en el sector central y meridional; el valle de la Llosa de Camacho, en el sector nororiental; la sierra del Carrascal de Parcent, es el flanco montañoso del sur (pico de Rates, 780 msnm), y el Coll de Rates, paso tradicional por el interior entre Oliva y Benidorm. Destacan las alturas del Tossal Gros o Seguili (518 msnm) y del Castell d´Aixa (606 msnm), que flanquean el valle de la Losa de Camacho.

Entrada desde el río Gorgos o Jalón Rodolfo Ferrer

Antecedente musulmán y viñedos

El Valle de Seta ha sido un territorio habitado por numerosas civilizaciones y culturas, y así lo testimonian los numerosos restos y vestigios de la ocupación parcial de estos lugares. Sobresale las pinturas rupestres del Abrigo de Seguili, y los niveles ibéricos, romanos y medievales del castillo de Aixa. En la partida del Mont de Beniquasi aparecieron cerámicas ibéricas, así como en el Coll de Rates. De época romana hay varios restos, como consecuencia de la proximidad de la vecina Dianium, Dénia.

Una alquería musulmana del siglo XIII, denominada «Alquellelin», dependiente de Xaló, constituye el origen de esta población. Hasta la expulsión de los moriscos en 1609 Alcalalí fue territorio musulmán, con 124 familias; posteriormente, fue repoblado mediante la figura de la Baronía de Alcalalí: 50 casas en 1646, y 545 habitantes a finales del siglo XVIII. La comercialización de las pasas, producidas en sus campos, permitió un contrastado crecimiento demográfico durante el siglo XIX, hasta alcanzar unos 1.300 alcalalinos hacia 1887. La crisis económica de fin de siglo y las repercusiones de la filoxera truncaron dicha evolución positiva.

Lavadero público Rodolfo Ferrer

Los residentes extranjeros

La evolución demográfica de Alcalalí ha estado condicionada por el éxodo rural durante el siglo XX, y por un espectacular crecimiento poblacional, desde finales del siglo XX hasta la actualidad. En 1900 había 1.118 alcalalinos; en 1940, 961; en 1960, 731; y en 1990, 645 alcalalinos. Un comportamiento demográfico similar a la gran mayoría de municipios de la montaña alicantina, integrados por el interior de La Marina y parte de El Comtat y l’Alcoià. Migraciones hacia norte de África, después Barcelona y, finalmente, los centros turísticos litorales como Dénia o Xàbia.

Desde entonces la población se ha ido incrementando, como consecuencia de la llegada de extranjeros que deciden tener su primera residencia en Alcalalí, en el pueblo y especialmente en sus urbanizaciones. En el año 2000 había 981 habitantes; 1.524 en 2010; y 1.302 en 2000.

Río Gorgos y Coll de Rates Rodolfo Ferrer

La población de Alcalalí en 2021 asciende a 1.336, de los cuales 562 son españoles y 774, extranjeros, de los cuales 733 son europeos. Hay censados 529 británicos. En el núcleo de población de Alcalalí residen unos 400 habitantes; la mayoría de los residentes se localizan en urbanizaciones: La Solana (550 habitantes), La Llosa de Camacho (200), La Vereda (30), y la Aldea de la Cuevas (12). Tan sólo unos 300 habitantes son nacidos en Alcalalí.

Usos del suelo en transformación

Alcalalí ha experimentado durante las últimas décadas importantes transformaciones en los usos del suelo. Por una parte, el cultivo tradicional durante siglos, el viñedo para pasas de moscatel, fue abandonado a partir del finales del siglo XIX y sobre todo a partir de la crisis de la filoxera de 1906. En el secano ha ido implantándose el almendro (45 hectáreas), olivos (75 ha) y algarrobos (36 ha). Se encuentra en franco retroceso durante las últimas décadas, pues se están abandonando decenas de hectáreas por falta de relevo generacional. Por otra parte, el regadío ha experimentado un cierto incremento de la superficie merced a la ampliación de la superficie irrigada tradicional con recursos del río Gorgos, a través de pozos. Actualmente se riegan unas 90 hectáreas, de las cuales los cítricos ocupan 85 hectáreas.

Torre mediaval Rodolfo Ferrer

Finalmente, el espacio urbanizado ha experimentado unos cambios determinantes, con la construcción y la consolidación de urbanizaciones en varios lugares del término, destacando La Solana, en el norte del pueblo. 

Atractivos patrimoniales

El pueblo de Alcalalí se halla en un promontorio, en la parte central del valle, en la margen izquierda del río Gorgos; su trama urbana posee una forma compacta y apiñada, con calles estrechas, varias de trazado sinuoso; articuladas en función de la disposición de la plaza del Ayuntamiento y las calles Major y del Porxe, centro neurálgico del pueblo, y de otras calles, como Nou, La Creu, Solo, Del Mig y Calvari.

En la plaza del Ayuntamiento se alza la Torre y el Palacio medievales, construidos en el siglo XV, perteneció a la familia Rois de Liori. La Torre, que es Bien de Interés Cultural, BIC, tiene planta rectangular, de 6 por 8 metros, y se mantiene en buen estado de conservación. Es propiedad municipal desde 1992, y alberga actualmente el Museo de la Uva Pasa, el Archivo Municipal y el Salón de Plenos. 

Arco de la plaza de l'Ajuntament Rodolfo Ferrer

Junto a la plaza del Ayuntamiento, en el carrer de L´Hort, se alza la Iglesia de la Nativitat de la Mare de Déu. Fue construida entre 1768 y 1808, y reconstruida de nuevo tras la Guerra Civil 1936-1939, hasta 1961. Consta de planta de cruz latina, así como capillas laterales entre los contrafuertes. La ornamentación interior está realizada con motivos neoclásicos.

También puede visitarse el Museo Parroquial de San Juan de la Ribera en el que se muestran casullas antiguas, pinturas, esculturas, orfebrería, ropajes de la Familia Lihori, y entre otros objetos de interés, una biblioteca con la historia de la iglesia.

Lugares de interés en el territorio

El Coll de Rates es un lugar de interés en Alcalalí. Su topónimo procede de «Rapte», «Rapto», como consecuencia de los secuestros que se producían en dicho lugar. Los habitantes de esta población fueron habitualmente víctimas de saqueos por parte de bandoleros y piratas, que accedían a este territorio desde el paso natural del Coll de Rates, pues además ofrecía una posición privilegiada para observar el valle. A finales del siglo XIV y principios del siglo XV se construyó una torre de 18 metros de alto sobre la colina de Alcalalí, que tuvo dos funciones, la de vigía y la de refugio y defensa. La Torre Medieval de Alcalalí es un Bien de Interés Cultural, BIC.

Alcalali, paso a paso

La PR-CV-53, una ruta de Pedreguer que se adentra por el norte de Alcalalí, al Castell d´Aixa. Constituye un excelente mirador de los paisajes del entorno.

La SL-CV-119 de Xaló se dirige al Coll de Rates, en término de Alcalalí

Desde el pueblo de Alcalalí destacan, además algunas rutas monográficas de gran interés, como la Ruta de los Caminos de Piedra y Agua. Es de trazado lineal que transcurre junto al río Gorgos, comunicando las poblaciones del Valle de Pop. Se suceden balsas, aljibes, acequias, norias y molinos hidráulicos. Desde Alcalalí se dirigen hacia el Coll de Rates y el Cavall Verd, el pozo y la noria, junto a la ermita de San Joan de Mosquera. Un recorrido de 19,5 km.

El PR-CV-425, entre Alcalalí y Coll de Rates y Parcent, y vuelta. Unos 20 km de recorrido.