Municipio castellonense de la comarca del Alt Maestrat, a una altitud próxima a los 650 msnm, próximo al municipio de Albocàsser, a través del acceso de la carretera CV-164-166. Su término municipal ocupa unos 11,8 km2, y se localiza en el sector central del corredor natural que se dispone de SO a NE entre Atzeneta y Catí.

Su término limita al norte con el de Vilar de Canes, mientras que el resto de él se encuentra con el de Culla.

En La Torre d´En Besora predominan las llanuras en el sector central, que coincide con el corredor de Catí, por donde discurre la CV-128. Sin embargo, se halla flanqueada por sendas alineaciones montañosas: en el sector occidental se alzan prolongaciones de la sierra d´en Segures, mientras que en el sector oriental está protagonizado por la sierra de Esparreguera. Ésta, por su disposición SW-NE y su altitud, pues supera los 1.000 msnm, contribuye a la continentalidad del clima de este municipio. Un clima mediterráneo con manifiestos rasgos de continentalidad, con inviernos fríos (enero, 6 grados C) y veranos cálidos (julio, 23 grados C). En ocasiones las precipitaciones son en forma de nieve, aunque no son abundantes (menos de 500 mm anuales), y se concentran en el equinocio de otoño.

En la red hidrográfica destaca por el norte, la rambla del Molinell, y por el sur, el barranco de la Teulería, tributario de dicha rambla. Sus aguas se dirigen a la rambla Carbonera, tributaria de la rambla de la Viuda.

Vista general de la Torre d’En Besora Miguel Lorenzo

El predominio de la agricultura de secano

La superficie cultivada asciende a unas 400 hectáreas de secano, protagonizadas por almendros (280 hectáreas), olivos (70), avellanos (5), algarrobos (5), nogales (5) y cereales (5). El regadío apenas ocupa unas 10 hectáreas, que tradicionalmente son irrigadas con agua de fuentes, como la de Roca, la Solana o Fontanelles. Se cultivan almendros y hortalizas. El resto de la superficie agrícola está abandonada.

La ganadería destaca en este municipio, con varias unidades de producción de porcino y avícola, así como ganado ovino. Las granjas constituyen un complemento destacado en la economía local.

Ermita de San Cristóbal. Miguel Lorenzo

Apuntes históricos y demográficos. La despoblación

La Torre d´En Besora tiene su origen durante el período musulmán, cuando era denominada “Torre de Vinrrabi”. Entre el siglo XIII y XIV se construyeron varias torres defensivas, origen de parte del topónimo. A partir del siglo XIV adquirió el topónimo actual, cuando pasó a ser propiedad de Guillem d´En Besora. A principios del siglo XVI apenas tenía 23 vecinos, a principios del siglo XVII había 39 vecinos; la expulsión de los moriscos en 1609 le afectó como consecuencia de la emigración de parte de su población hacia pueblos despoblados. En 1646 tenía 20 vecinos.

La agricultura de secano es la base de la economía local, protagonizada por el almendro y, en segundo término, el olivo.

El siglo XIX se caracterizó por un continuo crecimiento demográfico, respuesta a la expansión agrícola: de 216 habitantes en 1787 se pasó a más de 500 a finales del XIX. Durante esas décadas se incrementó la población residente fuera del núcleo urbano, en diseminado, debido a la proliferación de masías que tenían como objeto la roturación y la implantación de usos agrícolas. Destacan las masías de Masets, Umbría, Rosa, Centelles, y Barreda, entre otras.

Subida a l'Antic Castell. Miguel Lorenzo

La evolución demográfica durante el siglo XX y las primeras décadas del XXI ha estado condicionada por la emigración, y con ello, con la despoblación. En 1910 había 516 torrellans, 410 en 1930, 389 en 1950, 293 en 1981, 210 en 2000, 182 en 2010, y 167 en 2021. Durante las primeras décadas se dirigieron hacia Barcelona, y posteriormente a la capital provincial, Castelló, y su área urbana.

Apenas el 5% de la población actual es extranjera, principalmente de Europa del Este. La despoblación está acompañada del proceso de envejecimiento, que es manifiesto: 70 vecinos tienen más de 65 años, el 42% de la población.

El núcleo de población, el pueblo

La trama urbana de La Torre d´En Besora conserva trazos de su pasado medieval, en donde se combina las calles principales, dispuestas de forma paralela, como Major, de Dalt, d´Enmig y de Baix; y callejuelas entre ellas y las plazas de les Eres, del Parat, y de Església. La CV-166 discurre por el sur del pueblo, y por el norte, el carrer Tras la Vila, y El Pilo.

La Torre Madoc. Miguel Lorenzo

La Iglesia parroquial dedicada a Sant Bartomeu data de principios del siglo XVIII. Su apariencia es de un edificio fortificado, no una iglesia clásica, debido a que parte del material utilizado procedían de los restos del antiguo recinto amurallado del pueblo. La iglesia se construyó sobre otra anterior, del siglo XVI.

Entre los atractivos turísticos de La Torre d´En Besora sobresale el pueblo de origen medieval, el Parc Miner del Maestrat y la rambla del Molinell, con varios molinos hidráulicos.

El Parc Miner del Maestrat, el Barranc del Molinell y La Torre Madoc

En el sector suroccidental, junto a Culla, se encuentran los restos de una explotación minera, hoy transformada en el “Parc Miner del Maestrat”. Se trata de un espacio a unos 800 msnm que recoge varias galerías mineras dedicadas hasta la década de 1960 a la extracción de hierro. Es visitable. Constituye un singular producto turístico que facilita conocer la vida de los mineros de Culla y de La Torre d´En Besora.

En el Parc Miner del Maestrat hallamos además la Ermita de Sant Cristòfol (San Cristóbal), que tiene la particularidad de haber sido edificación para el alojamiento de los trabajadores de la mina, y que desde 2001, transformada en ermita dedicada al culto religioso.

Parc Miner del Maestrat. Miguel Lorenzo

El Barranc del Molinell es considerado un lugar de interés para los visitantes. Además de sus valores paisajísticos, hallamos varios artilugios hidráulicos utilizados tradicionalmente para la molienda: el Molí Colomer, y el alojamiento rural El Cau, el Molí de Teresa, el Molí Molinell, y el Molí de l´Orde (centro de interpretación turística).

Durante la época medieval La Torre d´En Besora había varias torres defensivas, de planta cuadrada y tres alturas, construidas entre los siglos XIII y XIV. La Torre Madoc es un ejemplo de estas construcciones; se localiza en el camino de Culla.