09 de febrero de 2010
09.02.2010
De Aín

Los médicos extraen al joven el trozo de manillar que se le incrustó

La operación, que se prolongó durante dos horas, se completó con éxito tras la extracción del metal

09.02.2010 | 01:01

­Iván García Blanco, el vecino de Aín de 28 años que se clavó el manillar de su bicicleta mientras el domingo practicaba «skatebike» en la pista de patinaje de Onda, se encuentra con «pronóstico grave pero estable», según informaron fuentes del Hospital de la Plana.
El equipo de cirugía, que el domingo ya estaba esperando al joven tras conocer al alcance del accidente, operó a las 13.38 con éxito al herido y le retiró, en una intervención que duró alrededor de dos horas, el trozo de metal que todavía permanecía en la zona del abdomen, aunque sin afectar a las vísceras ni a órganos vitales.
Iván García ya se encontraba ayer recuperándose en planta de una herida penetrante de alrededor de cinco centímetros. Los hechos ocurrieron el domingo por la mañana, cuando el herido ascendía en su bicicleta por el «quarter» y al parecer, según explicaron testigos presenciales, en un retroceso de ésta el manillar quedó bloqueado, de forma que al parar se le incrustó de forma perpendicular en el abdomen.
La pista fue inaugurada el pasado 10 de octubre, y desde entonces son muchos los patinadores de fuera de la localidad los que se desplazan a la que consideran unas de las mejores instalaciones de la Comunitat Valenciana. Sin embargo, éste ha sido el primer percance de gravedad que ocurre en el «skate park».
Según los testigos del suceso, el accidente se produjo cuando, durante la caída tras un salto en una de las rampas, el chico perdió el control del vehículo y su cuerpo cayó encima del manillar, clavándose en el estómago unos cinco centímetros del acero.
A pesar de la gravedad de la lesión, en ningún momento el herido perdió la consciencia y vio como los bomberos cortaban con una sierra el manillar y se lo llevaban en un helicóptero con el metal aún clavado hasta un hospital de Castelló.
A diferencia de otras bicicletas más convencionales, las que se utilizan para el «skatebike» no suelen utilizar protección de plástico en el manillar, ni siquiera el tope de los «manguitos». Tras la caída de la bici, el mango central quedó colocado hacia arriba.
Otros ciclistas y patinadores que se encontraban allí en ese momento dieron aviso al 112 y hasta el lugar de los hechos se trasladó la Policía Local, Guardia Civil y médicos de urgencias. En un principio, los médicos querían trasladar al herido con la bicicleta clavada, y que la desincrustaran en el hospital. Pero antes decidieron avisar a los bomberos del cuerpo Espadán-Mijares, quienes se ofrecieron a cortar el manillar con una sierra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine