08 de abril de 2011
08.04.2011
Club Deportivo Castellón

Castellnou pidió al CD Castellón un préstamo de 50.000 euros del que no consta la devolución

El empresario Jesús Jiménez impugna la asamblea - Blasco niega la oferta y saca adelante la ampliación

08.04.2011 | 02:32

Castellnou SL, principal accionista del Club Deportivo Castellón, confirmó ayer dos cosas en la asamblea ordinaria: su fracaso estrepitoso como gestor y la especial habilidad para engañar. Tanto el consejero delegado, Antonio Blasco, como el presidente en funciones, Álvaro Rodríguez-Hesless, quedaron en evidencia por las revelaciones de Sentimiento Albinegro y Jesús Jiménez.
Ambos grupos salieron completamente reforzados y provocaron que el consejo incurriese una y otra vez en la mentira.
Cada punto del orden del día se convirtió en una auténtica charlotada. Más allá de convencer con sus argumentos, Blasco y Hesless demostraron la opacidad y falta de transparencia que caracteriza a Castellnou desde que asumió el control del Castellón. Y todo ello bajo la atenta mirada de José Manuel García Osuna, sentado en una esquina de la sala, acompañado por Federico Maldonado y Pedro Orts, nuevo consejero.
Sólo el peso de sus acciones (86,35% del capital social) permitió a Castellnou salir airoso de la junta, la más multitudinaria de los últimos cinco años y también la más maratoniana, ya que comenzó sobre las 12.40 horas y finalizó pasadas las 16.40 horas.
Aunque Sentimiento Albinegro y Jesús Jiménez fueron por separado, confluyeron en sus denuncias y reivindicaciones.

El descuido de un error
En este sentido, la asociación de accionistas minoritarios obligó a Blasco a reconocer que Castellnou había solicitado al Castellón un préstamo de 50.000 euros a pesar de la grave situación económica de la entidad. Debido a un error en las memorias facilitadas a dos miembros de Sentimiento Albinegro, se detectó la anomalía.
«Es cierto que hubo una línea y se devolvió. Quedó cancelada y en la cuenta no existe saldo», se limitó a decir el consejero delegado que, ante el sorprendente descubrimiento, no consiguió acreditar dicha devolución en la contabilidad general del club

A pagar más los padres
Tampoco convenció su explicación para justificar la existencia de una partida en las cuentas de más de 300.000 euros dirigida a la Fundación, que lleva desde 2009 sin ninguna actividad. «Ese dinero se utiliza para gestionar los desplazamientos del fútbol base o pagar las equipaciones», aclaró Blasco, que aprovechó la coyuntura para adelantar que «la cuota de 500 euros que pagan los padres por inscribir a sus hijos la subiremos la próxima temporada».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook