12 de febrero de 2012
12.02.2012

El futuro del sector inmobiliario

Más de 300.000 casas vacías

En la C. Valenciana hay 210.000 viviendas nuevas por vender y en zonas turísticas como la Marina Alta hay casi tantas casas como habitantes

12.02.2012 | 01:35
Rascacielos de Mislata con numerosos carteles de agencias inmobiliarias.

La fiebre de la construcción ha dejado cientos de miles de viviendas sin habitar en la C. Valenciana. Más de 300.000, según cálculos orientativos, y a la espera de que 5.000 agentes censales completen su trabajo iniciado para el Instituto Nacional de Estadística en el presente 2012. El parque de vivienda nueva por vender alcanza las 210.000 casas, según un estudio del último trimestre de 2011 de CatalunyaCaixa, de las 818.000 que hay en España. Por su parte, la empresa inmobiliaria LDC eleva la cifra de casas vacías valencianas (viejas y nuevas) en más de medio millón.

Son números preocupantes en un momento en el que la crisis ha llevado a miles de ciudadanos a perder su casa por impagos. Según datos del Consejo General del Poder Judicial, los desahucios aumentaron un 39,6 % en 2011 y la cifra total se situó en 7.321. Con esas cifras, la valenciana supera a comunidades autónomas más pobladas como Andalucía y Madrid, que registraron 5.318 y 5.225, respectivamente. En el Estado, el número de desahucios llegó a los 42.879. Las casas vacías no son cosa de uno u otro municipio. En toda la geografía valenciana, ninguna comarca se escapa de esta situación.


L'HORTA
En l'Horta, el caso más significativo es el de Parc Central de Torrent, la gran zona de expansión de la ciudad, donde se proyectaban 3.000 viviendas, que se quedó a medias por la crisis. En esta área se levantan hoy modernos edificios junto a solares cuyos proyectos se han aplazado «sine die», promociones con carteles de «se vende» y pisos que se han reconvertido de renta libre a VPP.
La zona sólo se ha desarrollado en un 50 % y de la parte construida se estima que hay un 30 % de pisos vacíos. Y en Paterna, la Sociedad Urbanística Municipal proyectó hace cinco años diversas promociones de viviendas públicas que llegaron a adjudicarse por sorteo. Actualmente, un centenar de pisos está disponible por renuncias de los adjudicatarios. Por ello, el ayuntamiento ha modificado las bases para permitir que un sector más amplio pueda acceder e incluso puedan comprarlas vecinos de fuera de Paterna.


VALENCIA
El crecimiento inmobiliario favoreció la expansión de Valencia por sus barrios periféricos. La crisis hizo que centenares de estas viviendas de renta libre quedaran vacías. Pasa en zonas como Nou Campanar donde no es extraño ver rascacielos con 7 u 8 apartamentos habitados de los 80 que hay en el edificio. En algunos casos, los inquilinos han llegado a solicitar a la propietaria vigilancia porque se sienten inseguros. Otro ejemplo es la Avenida de Francia, donde los vecinos aseguran no conocerse entre ellos. No es de extrañar, como ya pasó en 2008, que una terrorista de ETA pudiera pasar desapercibida entre el vecindario ya que existen muchos pisos vacíos y los residentes son nuevos. En la zona nueva de Orriols pasa lo mismo, en la que los edificios están mínimamente habitados. Estos casos contrastan con la paralizada Sociópolis. Cada promoción que se acaba se llena de vecinos ya que esperan con ansia desde hace años la entrega de llaves.

EL CAMP DE MORVEDRE
La cifra de viviendas vacías en Sagunt se sitúa en torno a las 10.000, según las últimas estimaciones realizadas en la localidad. El turismo estival que inunda la zona costera supone uno de los factores determinantes en este gran parque de segundas residencias, un fenómeno que se acentúa en la vecina Canet d´en Berenguer, donde los meses de verano se triplica la población. Estas casas desocupadas contrastan con los numerosos expedientes de desahucio. El auge de la construcción ha dejado amplias zonas urbanizadas donde apenas hay viviendas. Una de ellas es el PAI Fusión, aún en obras, que está situado entre los núcleos de Sagunt y el Port.


LA RIBERA ALTA
Más de 5.000 viviendas se encuentran vacías en Alzira, según una estimación realizada por el grupo municipal de Esquerra Unida tras comparar el padrón fiscal del IBI con el padrón de habitantes. El primero contabiliza en el ejercicio 2010 un total de 22.885 viviendas, una cifra que incluye tanto los inmuebles del casco urbano como chalés en urbanizaciones y diseminados, mientras que el padrón de habitantes tenía censadas en esa mismo período 17.543 unidades familiares, de lo que el edil Iván Martínez concluye que existen 5.342 casas vacías. Si el análisis se circunscribe al casco urbano, el número de viviendas desocupadas se aproxima a las 3.600. A pesar de esta gran bolsa de viviendas desocupadas y de que Alzira cuenta con sectores por desarrollar como Tulell, donde se estima que pueden tener cabida unas 7.000 viviendas y apenas se han construido tres promociones, la revisión del PGOU que tramita el gobierno local genera suelo para otras 7.770 viviendas.
Por otra parte, los juzgados de Alzira tramitaron una media de dos desahucios al día durante 2011, según los últimos datos facilitados por el Tribunal Superior de Justicia correspondientes a los tres primeros trimestres, en los que se habían contabilizado 527 desalojos en los 23 municipios del partido judicial.


LA MARINA ALTA
Barrios y urbanizaciones fantasma y un excedente inmobiliario al que, por ahora, es imposible dar salida. La crisis de la construcción ha dejado complejos residenciales acabados y totalmente vacíos. Además, en esta comarca hay casi 56.000 viviendas secundarias (sólo están habitadas unos meses al año) y esa sensación de barrios fantasma se acentúa. De entrada, ya hay un gran desequilibrio entre la población de la comarca, 201.442 habitantes, y el elevado número de viviendas, 127.116. Esto significa que hay una vivienda por cada 1,5 habitantes.

El auge de la construcción ha provocado que en Dénia o Xàbia el censo de viviendas sea casi idéntico al de habitantes. Ahora mismo, según fuentes inmobiliarias, hay en la comarca más de 20.000 viviendas vacías. En Dénia, la cifra puede estar, según las mismas fuentes, en unas 6.000, aunque la cifra oficial se situaría en unas 3.900. El desfase responde a que hay numerosos residenciales acabados e incluso con pisos habitados que no cuentan con cédula de habitabilidad.

La burbuja inmobiliaria ha provocado fiascos como el de Gata Residencial, donde se han construido unos 700 adosados y más de 300 están deshabitados y en venta. En Dénia, en la zona turística de les Marines, hay decenas de apartamentos nuevos que están vacíos. Y lo mismo ocurre en la avenida de la Vía Augusta de Xàbia, que une las zonas turísticas del Port y l'Arenal. Pero la especulación no sólo ha sido un problema en los municipios del litoral. Un pueblo como Beniarbeig, situado a pocos kilómetros de la costa y bien comunicado, ha crecido sin medir las consecuencias. En la avenida Jaume I, en pleno centro, hay fincas de nueva planta que tienen todos sus pisos vacíos.


REQUENA-UTIEL
En Requena-Utiel, La Hoya y El Valle el número de viviendas sin ocupar está muy por debajo de la media de la C. Valenciana, que es del 16,5 %. El carácter rural y un repunte de la construcción no muy elevado durante la época de bonanza económica, han amortiguado los datos en comparación con zonas como la costa, Valencia capital o su área metropolitana. Chiva tiene una tasa de vivienda sin ocupar mayor a los del resto de poblaciones. La importante industrialización de la población, su proximidad con Valencia y un elevado número de urbanizaciones dispararon la construcción.


LA SAFOR
En Gandia, un reciente estudio elaborado por el ayuntamiento resalta que, pese a tratarse de una ciudad turística con un volumen importante de apartamentos en la playa, el índice de vivienda vacía es menor al de otras ciudades de estas características. No obstante, el informe no aporta datos numéricos y, en este sentido, los más recientes de que se dispone son los relativos al último censo nacional de viviendas, elaborado en 2001. Según este documento, en Gandia había entonces 6.806 viviendas vacías del total de 49.759 viviendas de la ciudad.


CASTELLÓ
Según datos oficiales de la Asociación Provincial de Empresas de la Construcción de Castelló, Benicarló cuenta con 864 viviendas de nueva construcción que, desde 2005, se han quedado sin comprador. Esto supone un 4,19 % de las viviendas construidas desde esa fecha.Un repaso por el listado de pisos de segunda mano que los bancos locales tienen en su poder muestra que poseen cerca de 200 viviendas, por lo que el «parque» de casas que actualmente están sin comprador y/o deshabitadas puede ascender a más de 1.100.

En Segorbe, desde el ayuntamiento estiman que alrededor de un 9% del total de las viviendas que hay en la localidad estarían vacías. Si hay un total de 5.500 viviendas en la ciudad, unas 500 se encuentran actualmente vacías.

«En Peníscola se ha construido mucho en los últimos años, hay procedimientos de compra venta, pero desconocemos las cifras exactas de viviendas vacías, ya que muchos son apartamentos de alquiler o segunda residencia», explica el edil de Urbanismo de Peníscola, Romualdo Forner. Finalmente, en Vila-Real se estima que hay más de 700 viviendas vacías, tanto de segunda mano como de nueva construcción, mientras que en Almassora la crisis dejó en el camino multitud de chalés y adosados sin acabar o sin comprador.


«Cuando llegué no encontraba a nadie en el edificio»
Ana María Sosa entró a vivir de alquiler en un «loft» de Burjassot hace pocos meses. Cuando llegó a su nuevo hogar observó que apenas había viviendas habitadas. «Estaba bastante vacío, no encontraba a nadie en el edificio», recuerda esta vecina. Ahora, sin embargo, ve como se han reactivado los alquileres en la zona. Ana María ha de pagar 710 euros al mes por su casa, en un moderno edificio que en principio no estaba pensado para albergar viviendas, ya que iba a destinarse exclusivamente al uso de oficinas por su ubicación en plena zona empresarial. v. x. c. valencia

«Me vine aquí con la familia por el ahorro económico»
Eduardo Gómez vivía en un piso del barrio de Nou Campanar, en Valencia. Al crecer la familia quiso buscar un lugar con más espacio y a mejor precio. «Me vine aquí por el ahorro económico». La finca en la que vive se encuentra en Mas del Rosari (Paterna) y la gestiona una empresa –La Zora– que alquila todo el edificio y que en estos momentos roza el 80 % de ocupación. Los precios van de 350 a 550 euros. El alquiler de Eduardo se eleva hasta los 460 euros por un piso de tres habitaciones, dos baños, trastero y plaza de garaje. v. x. c. valencia

«La gente quiere comprar, falta que los bancos faciliten el crédito»
Teo Villarreal es asesor comercial de la firma «Tu mejor hogar». El día de la foto mostró adosados en San Antonio de Benagéber (Urbanización Montesano), por 250.000 euros, a nueve clientes (140 m2 útiles, parcela de 300, cuatro habitaciones, piscina comunitaria, etc). Ese precio supone una reducción de casi el 50 %, ya que esa misma vivienda tiempo atrás valía 400.000 euros. Teo sostiene que el optimismo es una buena receta para afrontar estos momentos: «Hay que quitar la negatividad. La gente quiere comprar, falta que los bancos faciliten el crédito». V. X. C. VALENCIA


*Información elaborada por:
S. G., A. P. F., Rafa Herrero, U. C., J. Pérez de la Cruz, J. Maura, R. Pardo, J. Ferrer, S. P., P. F., Irene Pitarch y Sara Fructuoso

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook