Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Material sensible

Segunda vuelta

A y mare. Para una vez que salgo de la terreta de Bernat, y todo se precipita en mi ausencia

Esto de escribir de siete en siete días tiene su guasa. A veces, sobre la marcha, hay que corregir o sustituir el escrito porque los hechos „a veces„ van por delante. De modo que, la pasada semana, en el ínterin entre columna escrita y columna publicada, el ritmo se volvió trepidante, pero de eso me enteraría después.

En el ínterin digo, salta la liebre, que no es otra cosa que la sala permanente de Miquel Navarro en el IVAM, y yo yendo y volviendo (a dormir) toda la semana y sin enterarme de nada (hasta que una amiga me telefonea el jueves, creo), porque en Cuenca, el Levante, como que no.

Algún malagé ya estará columbrando que voy a recular, que donde dije digo y todo eso. Pues no, y no siento defraudarle. Vuelvo a suscribir todo lo que dije la semana pasada, el único detalle es un elemento que no estaba en liza cuando el otro domingo pergeñaba la última columna, y que es el citado más arriba.

Y llegados a este punto, lo que pasa es que me parece bien que Miquel Navarro tenga una sala permanente. En el panorama actual del arte valenciano Navarro me parece el artista más significativo. En qué sala deba estar, sobre eso, doctores tiene la Iglesia. Y en mi repaso de lo aparecido en prensa veo que hay gente (incluido el propio museo) que dice que hay otros artistas que la merecen. Vaya que sí. Y ya que lo dicen, en mi personal, particular y subjetiva mirada esos artistas son dos, o sea: el Equipo Crónica.

Me parece una vergüenza que los Crónica, una firma además ya inexistente, no tengan una exposición permanente de una buena selección de su obra en algún lugar principal, ¿y que mejor lugar que el IVAM? Pero esto es otra historia.

Claro que de ahí puede pasarse, si comenzamos a estirar, a lo que propone Esquerra Unida, y que es que haya muchos artistas más con sala permanente. Cuantos más mejor. (¡Ele!, ¡to er mundo é güeno!). Eso sí que es populismo fetén, y por esos resquicios es por donde puede acabar colándose la permanente de Ripollón y otros especímenes del arte.

Compruebo también que además de EU, políticos de otras siglas han extendido las cañas, han dispuesto el aparejo y se han puesto a pescar a río revuelto. Ya decía el otro día aquí que políticos españoles en general y valencianos en particular están „lo diré esta vez así„ ayunos en arte.

Entras en el bar y toda la peña está discutiendo acaloradamente de fútbol. ¿Cuántos de entre todos sabrán realmente del tema? Probablemente ninguno. Muy poca gente entiende de verdad de fútbol. Lo mismo ocurre con el arte. Todo el mundo, políticos incluidos „y otros profesionales„, se creen capacitados para opinar sobre arte. Sobre física cuántica no se les ocurrirá opinar, pero, ¿sobre arte?

Protégenos Señor de la ignorancia y que esta columna el viernes no esté obsoleta.

_____________________www.joanverdu.es

Compartir el artículo

stats