Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva Caperucita de Elena Negueroles

La artista Elena Negueroles crea una versión actualizada del clásico cuento de Caperucita donde el cazador se convierte en el malo del episodio; en medio de un universo pictórico de una gran potencia y colorido.

La nueva Caperucita de Elena Negueroles

Charles Perrault fue el primero que recogió la historia de la niña Caperucita y el lobo en 1697. En la versión más conocida, su protagonista llevaba a lo largo de todo el relato una caperuza roja, y a pesar de que el célebre escritor parisino eliminó las secuencias más crueles, sigue siendo un cuento alejado de la candidez de sus futuras obras -Cenicienta, Pulgarcito... La metáfora entraña, principalemte, el mensaje a los jóvenes para que se alejen de los desconocidos.

Los hermanos Grimm retomaron la historia en 1812, bebiendo de diversas fuentes endulzaron la trama que termina con el final feliz que todos conocemos: el lobo no llega a comerse a Caperucita y un leñador rescata a la abuelita viva del vientre de la bestia.

Ahora, la pintora Elena Negueroles presenta su propia versión de la archifamosa Caperucita, esta vez acompañada de un lobo que dista mucho de ser feroz para convertirse en veloz. Elena es una artista muy comprometida con la protección de los animales y una gran activista en defensa de los perros a través de la asociación Aupa. Esa sensibilidad es la que aflora a la hora de convertirse en la narradora del cuento a sus propios nietos.

El relato se reformula así como una historia donde los protagonistas discurren por paisajes coloristas pintados por la propia Elena. Paisajes de poderosa fuerza expresiva, que recuerdan a las enérgicas pinceladas de Van Gogh o de los expresionistas del Der Blaue Reiter: amarillos, violetas, azules intensos discurren por las páginas acompañando a una Caperucita morena de ojos grandes y llamativos siempre vestida con sus tonalidades rojas.

El lobo ya no es feroz sino veloz, y forma parte de un entorno natural que se altera por la presencia depredadora del cazador humano, el personaje siniestro que ha creado nuestra potente artista.

Compartir el artículo

stats