Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memoria encapsulada

Fins a cota d´afecció

Fins a cota d´afecció

Dar visibilidad al pasado de una sala expositiva del IVAM, y por extensión a la política cultural desarrollada por la institución desde su apertura en 1989 hasta fecha de hoy, próximo a cumplir treinta años de existencia, es el tema del trabajo creativo llevado a cabo por Patricia Gómez y Mª Jesús González en la Galería 6 del Museo, una sala de características singulares que, desde que José Miguel García Cortés fuera nombrado director gerente de la institución, se destina a dar a conocer obras site specific de artistas de «media carrera».

El trabajo de este tándem de artistas, nacidas ambas en València en 1978 y que trabajan en común desde el año 2002, siempre ha estado orientado a rescatar la memoria del lugar en el que intervienen, sea en el ámbito rural o en el contexto urbano, espacios abandonados, deshabitados, en razón de cambios de uso, planes urbanísticos, o intencionado olvido. Así, por ejemplo, el Archivo Cabanyal, correspondiente al proyecto A la memoria del lugar (2007-2008), cuando el barrio estaba amenazado de derribo, o el Proyecto para cárcel abandonada (2010) desarrollado en la antigua prisión Modelo de València durante la remodelación del edificio para otros fines; intervenciones en las que transfieren sobre tela las huellas, rastros o signos que permanecen en el lugar, testimoniando plásticamente su pasado, y también fílmicamente.

Fins a cota d´afecció es un proyecto diferente y efímero, desarrollado en un lugar vivo, abierto al público, con paredes blancas y asépticas, nada que ver con los «no lugares» mencionados, que solicitaban otras propuestas. El planteamiento ha sido ir descubriendo mediante el método estratigráfico el pasado oculto capa a capa en las paredes de la Galeria 6, un espacio en dos alturas con una escalera en el centro que ofrece otras posibilidades a la hora de plantear los contenidos de la muestra.

En el nivel inferior hallamos un relato cromático de los numerosos estratos que se han ido superponiendo con el tiempo en los muros de la sala, registros de la actividad expositiva, secuencias acumuladas de las muestras artísticas llevadas a cabo en dicho espacio. Esta pormenorizada labor de raspado de las paredes, cuyos restos reposan en el suelo, ha sido llevada a cabo con la ayuda de un grupo de restauradoras, y las diferentes capas descubiertas adquieren un grosor total de 8 mm., siendo las franjas en vertical expresión en anchura del grosor de la capa correspondiente. En total, veintiún estratos de diferente color relativos al total de cincuenta y siete exposiciones que han tenido lugar en la sala desde la apertura del IVAM, y entre las que se han podido identificar un representativo número.

Valorar la estratigrafía descubierta e interpretar la sucesión de superposiciones reveladas, requirió un trabajo teórico que Patricia Gómez y Mª Jesús González llevaron a cabo a partir de la investigación en los archivos del Museo. Una extensa labor documental cuya selección se muestra en el nivel superior de la galería 6 según la Matrix de Edward C. Harris. Este sistema de representación de resultados, que exhibe diagramas o esquemas gráficos, posibilita establecer secuencias temporales en las que se insertan los fragmentos textuales seleccionados, a modo de unidades estratigráficas ordenadas cronológicamente desde los datos más antiguos, en la parte inferior, a los más reciente en la superior, y permite establecer relaciones sincrónicas, en sentido vertical, y diacrónicas, en sentido horizontal y, por tanto, también comparativas entre las diferentes secuencias. Se narra así, a través de este revelador método arqueológico, la historia de esta sala expositiva, asociada en determinados periodos de tiempo a la colección Pinazo, y, por extensión la historia del IVAM, desde su creación hasta la actualidad, mediante la selección de fragmentos de textos relativos a ceses y nombramientos de directores, resoluciones del Patronato, gestiones en la producción de exposiciones, implicación de los distintos departamentos, las relaciones establecidas? todo cuanto incumbe a la puesta a punto del espacio y cuanto concierne al proyecto expositivo desarrollado en el contexto social y cultural correspondiente.

Como señala la comisaria Sandra Moros en el catálogo editado a modo de libro de artista, la finalidad del proyecto ha sido «aportar un contexto de reflexión sobre qué es un museo, sobre la construcción de un espacio común, sobre sus procesos internos, sobre su poder a la hora de construir una/s identidad/es, y sobre las personas que lo integran y que pertenecen a una comunidad». Una intervención artística que aúna plástica y ciencia con el objetivo de relatar a nivel estético y teórico el pasado del IVAM, cuestionando de paso la supuesta neutralidad del «cubo blanco».

Compartir el artículo

stats