Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Propuestas desalarmadas

Acérquense a su librería favorita para recuperar esos tebeos que quedaron confinados huérfanos de lector o para probar las mieles de esas novedades que se atreven a recuperar el espacio perdido de las estanterías

Propuestas desalarmadas

Propuestas desalarmadas

Nos acercamos sin remisión a ese abismo llamado «nueva normalidad», del que solo sabemos que será un simulacro de aquello que identificábamos como una cotidianeidad establecida, como una seguridad rutinaria. Quizás, una de las pocas cosas que queden como recuerdo de esos otros tiempos sea el placer privado de la lectura, una especie de conexión paradójica entre el confinamiento impuesto y el elegido por decisión propia, pero que sigue ahí, impertérrito desde que el ser humano inventó las letras y los dibujos. Así que acérquense a su librería favorita y aprovechen, ya sea para recuperar esos tebeos que quedaron confinados huérfanos de lector o para probar las mieles de esas novedades que se atreven a recuperar el espacio perdido de las estanterías. De las primeras recuerden que el estado de alarma cerró las puertas de las librerías nada más llegar a ellas La cólera, de Santiago García y Javier Olivares (Astiberri), brillante adaptación homérica de la que hablamos puntualmente en esta sección, pero que pudo quedar olvidada en ese territorio de nadie de distancia personal infinita. No se olviden del Llamarada de Jorge González (ecc ediciones), crónica familiar reconvertida en reflexión sobre la íntima relación entre padres e hijos, o del vitriólico Squeak the Mouse, de Mattioli (Fulgencio Pimentel), delirante y brutal revisión del clásico gag persecutorio del ratón y el gato, transformado en puro exceso gore descarnado.

De las segundas, prueben con la nueva obra del noruego Jason, ¡Oh, Josefina! (Astiberri), antología de relatos cortos que vuelve a demostrar la peculiar capacidad de dislocación de este autor, reescribiendo cualquier historia como un homenaje a la cultura popular. Da igual que el punto de partida sea un relato autobiográfico sobre unas vacaciones de senderismo o la biografía de Leonard Cohen: Jason tomará la realidad y la irá deformando a su antojo con tal naturalidad que la ficción se nos aparecerá como más lógica y plausible que los aburridos hechos que ocurrieran en verdad. Cual parca, entremezcla los hechos con los guiños al cine, los cómics, la literatura o la cultura, creando un tejido sólido y de fascinante estampado que reconocemos como propio y verdadero.

Otra de las obras que llegan estos días es la reedición de Marvels Ruinas (Panini), particular reverso tenebroso de la famosa obra de Alex Ross y Kurt Busiek en la que Warren Ellis e Igor Kordej sustituyen el sentido de la maravilla que el superhéroe crea en el ciudadano de a pie por una aproximación realista de los superpoderes. Cierto es que no es una iniciativa original, ahí está Watchmen como referente de esa intersección entre el género y el realismo, pero a diferencia de la famosa obra de Moore y Gibbons, Ruinas elude la suspensión de la incredulidad por una interpretación científica de esos poderes que los reconoce no como dones, sino como maldiciones en forma de enfermedad, dolor y muerte.

Si lo que les interesa es la capacidad didáctica del cómic, no se pierdan la segunda parte de la monumental Historia del arte en cómic de Pedro Cifuentes (Despertaferro), dedicada a la Edad Media. Una maravillosa clase en viñetas y bocadillos en la que el autor despliega no solo su arte, sino su innata capacidad para transformar la narrativa gráfica en una herramienta pedagógica. Tan divertido como instructivo.

Por último, apúntense Una laowai en Shanghái (Astiberri), donde Elisa Riera lleva el relato tradicional del choque cultural entre Occidente y la China Milenaria al ámbito de los negocios de la moda. Las diferencias de costumbres dejan de ser una anécdota cuando está en juego un acuerdo comercial, convirtiéndose en auténticas carreras de obstáculos. La obra de Riera será muy divertida para muchos de nosotros, pero para los que hagan negocios en la lejana Asia puede ser un perfecto manual de iniciación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats