Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte que boicotea los límites fronterizos

Galería Punto ha participado en la feria internacional de arte contemporáneo Arte Santander con la obra de Marina Camargo que distorsiona la cartografía

«Extremos Absolutos», 
de María García y Marina 
Camargo. galería punto

«Extremos Absolutos», de María García y Marina Camargo. galería punto

La crisis económica irrumpe en el mercado del arte interrogando la labor galerística de promover el trabajo de los artistas más allá del espacio de la galería, traspasando fronteras unas veces geográficas, otras simbólicas. Por ello es importante la puesta en valor del trabajo que se realiza en contextos como el de las ferias, los festivales y otro tipo de encuentros especializados. Porque en el presente supone un acto de valentía pero, sobre todo, de responsabilidad y compromiso con el apoyo a los artistas representados.

Esta semana se ha celebrado la feria internacional de arte contemporáneo Arte Santander en la ciudad cántabra. La cita anual había sido aplazada por el coronavirus ya que el año pasado las condiciones sanitarias no permitían su ejecución presencial. Finalmente, ha vuelto a producirse. A ella han asistido galerías representativas del panorama artístico de la Comunitat Valenciana como Set Espai d’Art, Cànem y Galería Punto.

La apuesta de Punto tiene mucho que ver con el proyecto que exhibe, simultáneamente, en su espacio valenciano. El título de la cita es Extremos absolutos y hace referencia a un concepto matemático por el cual se distingue entre los relativo y lo absoluto cuando se estudian diferentes variables. Ese sería, en esencia, el punto en que coincide la obra de las artistas María García Ibáñez (Madrid, España, 1978) y Marina Camargo (Maceió, Brasil, 1980), quienes exponen juntas en Galería Punto hasta el 10 de septiembre.

La muestra, compuesta por una serie de piezas que simbolizan continentes y países, pone sobre la mesa el teorema de los extremos absolutos, también conocido como teorema de los extremos globales, apuntando los valores máximo y mínimo de una función matemática dentro de un intervalo cerrado. Ese intervalo cerrado converge en la línea del dibujo con una frontera. Así que, lo que vemos en la galería es un mapeo que nos habla de los problemas que acarrea la división de los países y aquellos que motivan u ocultan los flujos migratorios.

Las fronteras geopolíticas constituyen una línea divisoria entre los territorios de dos Estados. Delimitan cada administración y se materializan en un espacio fronterizo que las dos artistas cuestionan. ¿Por qué? Porque a menudo se han dado por motivos arbitrarios o de índole económica, porque ningún ser humano es ilegal sin embargo se nos bombardea con la idea de la «inmigración ilegal» como cortina de humo. Así, la frontera contribuye a establecer dicotomías, jerarquías y un orden cruel en el que hay ciudadanía de primera y de segunda, tanto como países de tercera a los que engloba la expresión «tercer mundo». Pero vivimos en uno solo y deberíamos de caber bien en él todos.

Según Jorge López, propietario y director de la galería: «María y Marina conforman un diálogo continuo, un slam poético que contempla planteamientos formalmente minimizados en un contexto esencialmente más amplio que el mundo del que procede cada autora, extendiendo así la mirada de cada una, en un mundo globalizado».

Destaca en el stand de la feria, dedicado en exclusiva a Camargo ya que se trata de proyectos individuales, la serie Soft-maps. En ella la artista ha dibujado nuestro mapamundi con gomas para después recortarlo, rompiendo la retícula que ha guiado la representación de los continentes. Distorsionando las geografías y sus traslaciones cartográficas, estrecha lazos entre África y América, conectadas por paisaje e historia. En otra pieza que titula Continentes Plegados también ha convertido sus extensiones en formas elásticas, contraviniendo la rectitud de muchas fronteras entre países y generando nuevos puntos que trasciendan la geopolítica.

Camargo es una artista visual que trabaja con habilidad varios medios, incluyendo vídeo, fotografía, instalación y dibujo. Recientemente ha participado en la Guangzhou Image Triennial 2021, comisariada por Wang Shaoqiang, en el Museo de Arte de Guangdong, en China. Además ha sido seleccionada para participar en una exposición que será comisariada en 2022 por Paulo Miyada en Porto Alegre.

Una noción de desplazamiento impregna el pensamiento y la obra de la artista. Tanto el sentido de desplazamiento físico, marcado por la relación con los espacios y lugares, como el conceptual. Ambos son empleados por ella cual estrategias para provocar perturbaciones en un orden mundial establecido, aunque sea en un plano metafórico.

Las referencias cartográficas, históricas y geográficas están presentes en su investigación y se traducen de un modo tridimensional, convertidas en obras de arte para concienciar al espectador a partir de un lenguaje plástico. Desde la pieza artística y la experiencia inmersiva, ya sea en la galería de arte o en la feria, se propone un cambio, una evolución hacia tratarnos mejor entre nosotros, los humanos. Estos seres que, autoproclamados erróneamente superiores, marcamos límites por tierra, mar y aire, hasta que llega un virus que no entiende de fronteras.

Compartir el artículo

stats