Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El libro resiste al virus

La esperada 56 Fira del Llibre de València se abre este jueves y hasta el domingo 24 volverá a llenar de escritura y lectura los Jardins de Vivers.

El libro resiste al virus

El libro no solo resistió al virus: se aprovechó de él. Leer o escribir son acciones que se suelen acometer tras un confinamiento voluntario, aunque se trate de un vagón atestado del metro que avanza con un ligero zarandeo.

Hace falta valor para convocar y celebrar una Fira del Llibre de València en los días en que los libreros han de atender a las familias con niños en edad de estrenar curso y de hacer acopio de libros de texto. Sin embargo, esta Fira no es sólo de compensación por las dos que no se celebraron a causa de la pandemia, sino que puede presumir de un atractivo cartel, quizás superior a la media de las últimas ediciones.

Abre la Fira, el 14 a las 17 horas, una auténtica superventas como Julia Navarro. Al día siguiente Enric Juliana, el mejor cronista político del país, el que bucea en las aguas oscuras y dolientes de los luchadores antifranquistas en Aquí no hemos venido a estudiar, el que no se ocupa de cambios en las direcciones generales o de divorcios en los grupos parlamentarios sino de detectar los precipitados cristalinos, legibles al trasluz, que se forman en las aguas agitadas y embarradas de la política, ese señor estará aquí: el 15 a las 18 horas.

Al día siguiente, el 16. Concurrirá a la Fira el torrencial Manuel Vilas que en Los besos testimonia una experiencia o invención o las dos cosas a la vez de confinamiento por covid y de apertura hacia el corazón ajeno. Hacia tiempo que sólo los cursis y Hollywood hablaban de amores románticos -esos que ponen los pelos de punta a ciertas feministas y sin los cuales la vida valdría menos que un pirulí.

Manuel Vilas toma el género, lo zarandea y le arranca destellos de humanidad que es como decir de eternidad.

Rafa Lahuerta sigue con los ecos largos y profundos de Noruega ese mismo día y quede para otro momento (y que conste que no nos olvidamos) dilucidar si ya se escribió o no La Novela de València y si eso es pecado (cruza el cielo un cometa de luces pomposas). Ese día Pol Guasch presenta la novela de anticipación Napalm al cor y Benjamín Prado da a conocer su Mala gente que camina.

Al día siguiente, el 17, a las 19 horas, se celebra el homenaje a Francisco Brines. No faltarán ni los poetas que cuentan, ni los políticos que acogen, ni los académicos que glosan. El poeta de Oliva ingresó en la eternidad con un premio Cervantes bajo el brazo. Y con él, con su memoria, estarán Carlos Marzal y la poeta nicaragüense Gioconda Belli, entre otros.

Claro que también se anuncia una conmoción geodésica en la gala de los Planeta, una conmoción que alcanzará nuestra latitud, dicen. El misterio se desvelará muy pronto.

El 17 la cantidad y calidad de los comparecientes impone una selección: Nativel Preciado, Ayanta Barilli (hija de Sánchez Dragó) Maite Uceda, Màxim Huerta, Vicente Molina Foix…

El 19 Alfons Cervera será el presentador del nuevo libro de Víctor del Árbol: El hijo del padre.

Antonio Muñoz Molina comparecerá el 21 a las 19.15 y un poco antes, a las seis de la tarde, Santiago Posteguillo -un gran tipo- nos obsequiará con otra de romanos: Y Julia retó a los dioses.

El 22 Núria Cadenes i Martí Monterde debatirán sobre la figura de Joan Fuster mientras que Rosa M. Rodríguez Magda coordina una mesa redonda sobre el sexo en disputa.

El 23 será Mercè Ibarz la que presentará en la Fira el Tríptic de la terra una escritura que desolla a los personajes, los libra de cualquier adherencia costumbrista y nos los muestra con toda su realidad amenazada: un drama rural en tres actos de buena y exigente narrativa y sin las dosis de edulcorante de los neorurales y los cultivos ecológicos. Ibarz es también la autora de L’amic de la Finca Roja.

Ese mismo dia recibirá merecido homenaje el poeta Marc Granell y acudirán a Vivers Marta Sanz (Parte de mi) y Manuel Jabois.

El 24, último día de Fira, Jordi Tormo presenta Isabel Clara-Simó. Una veu lliure i compromesa. Marius Serra presenta una versión juvenil del Tirant y otro libro, mientras que Pablo Carbonell vuelve a las andadas con El nombre de los tontos está escrito en todas partes. La música de la Capella de Ministrers pondrá acentos de inmanencia y recordación antes de que la oscuridad tome los jardines.

Compartir el artículo

stats