Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caminante

Música dantesca

El pasado 14 de septiembre se cumplieron 700 años de la muerte del florentino Dante Alighieri en Rávena, donde murió en el exilio y hoy continúa enterrado. Su Divina Comedia, que él tituló solo Comedia y a la que Boccaccio añadió el adjetivo «divina», ha tenido una influencia inmensa en la literatura, las artes y en el pensamiento. Pintores como Botticelli, Doré, Dalí o Miquel Barceló se cuentan entre los ilustradores de la obra.

En música hay buen número de composiciones de temática dantesca. Puede que la más popular en la actualidad sea Francesca da Rimini, de Chaikovski, basada en el Canto V del Infierno, que el autor llama «fantasía sinfónica». Goza de bastante popularidad en las salas de concierto y recrea la historia de Paolo Malatesta y Francesca da Rimini, amantes asesinados por Gianciotto, marido de ella y hermano de Paolo. La pareja está en el primer círculo del infierno, donde los lujuriosos son arrastrados por un permanente huracán. La obra, de muy rica escritura orquestal, cuenta con muchas grabaciones importantes; especialmente fogosa es la de Gennady Rozhdestvensky con la Orquesta Filarmónica de Leningrado (DGG).

Franz Liszt escribió una Sinfonía Dante, en tres movimientos, para orquesta y coro femenino. El primero se titula Inferno, el segundo Purgatorio y el tercero Magnificat. En realidad, Liszt tenía la intención de dedicar la tercera parte al paraíso, pero lo hizo desistir Richard Wagner al plantearle la dificultad de describir la gloria con música. Poco frecuentada en las temporadas sinfónicas, es una obra de gran interés, que dura unos 50 minutos. Más interpretada es Après une lecture de Dante. Fantasia quasi sonata, obra también de Liszt para piano solo, que se incluye en la segunda parte de Années de pèlerinage. Existe una grabación de Daniel Barenboim con la Filarmónica de Berlín que incorpora la Fantasia tocada por él mismo al piano (Warner).

Muy poco habitual en las salas de concierto es el poema sinfónico Dante de Enrique Granados, en dos partes: la primera titulada Dante e Virgilio, y la segunda, Paolo e Francesca, en la que interviene una cantante. Fue compuesta en 1908 y estrenada en el Palau de la Música Catalana poco después de su inauguración. En 1914 Henry Wood, célebre fundador de los Prom, dirigió en Londres a la Queen’s Hall Orchestra una versión revisada que fue la definitiva.

Esta obra es ajena por completo al nacionalismo español de otras más conocidas del autor de Goyescas, y su lenguaje cromático presenta marcada influencia de Wagner y Richard Strauss. La Orquesta de Chicago la estrenó en septiembre de 1915 bajo la dirección de Frederick Stock, menos de un año antes de que Granados muriera en el Canal de la Mancha al ser torpedeado el trasbordador Sussex en que viajaba por un submarino alemán. Una de las pocas grabaciones de esta composición singular es la de la Orquesta Sinfónica de Barcelona con Pablo González y Gemma Coma-Alabert, publicada por Naxos en 2016. Se cumplían entonces 100 años de la muerte de Granados y 750 del nacimiento de Dante.

Compartir el artículo

stats