Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La transversalidad entre artes escénicas y plásticas en València

El poder del teatro se refleja en fotografía, videoarte, instalación, pintura y escultura, y de forma más evidente en la performance.

El artista Gino Rubert. pd

Las artes escénicas y plásticas son modos de representación que comunican diversos mensajes mediante códigos que no son necesariamente la palabra o al menos no se limitan a ella. Aunque a menudo parecen compartimentos estancos, nada más lejos de la realidad. Concretamente, de nuestra realidad más próxima ya que València es una ciudad en la que la interrelación de las artes queda patente en numerosos espacios y proyectos, tanto de iniciativas públicas como privadas.

Raúl Lago de Carme Teatre. pd

El poder que el teatro y las artes escénicas ejerce sobre los artistas plásticos se refleja en fotografía, videoarte, instalación, pintura y escultura, de forma más evidente en la performance. En nuestra sociedad multimedia, el escenario continúa erigiéndose como un resorte o una fuente de inspiración en las artes plásticas que permite al espectador gozar de una mirada trasversal, estimulando todos los sentidos.

A propósito de la programación actual de dos salas que resultan paradigmáticas respecto a la correspondencia e interacción entre las artes, vamos a revisar cuáles son sus claves para desarrollar una visión global del arte contemporáneo, en su diversidad de técnicas y lenguajes. Porque en lo que a gestión cultural se refiere, cabe destacar entidades privadas de artes escénicas, de similares características, imbatibles pese a los tiempos que corren. Insistimos en que no pretendemos señalar todas las existentes, por suerte abundan y su actividad es notoria, sino que nos adentramos en las dos que reciben más público del mundo del arte habitualmente.

Queremos saber por qué, cómo y qué ofrecen para que se produzca un fluir de públicos que pueden estar en la inauguración de una exposición una tarde y en la representación de una obra de teatro esa misma noche. Nos interesa clarificar el éxito del circuito cultural que nos envuelve y que, por supuesto, se extiende más allá, espoleado por una cantidad de propuestas que de alguna manera educa al espectador en el gusto por la variedad.

Dirigida por Juan Carlos Garés, Sala Russafa nació en 2011, en pleno barrio de Russafa, un barrio de arraigados hábitos culturales con más de treinta años sin teatro propio, de los más de diez que llegó a albergar hasta la década de los 70 del pasado siglo. Uno de sus objetivos siempre ha sido fomentar el desarrollo de las artes escénicas, facilitando el encuentro entre compañías y buscando fórmulas para la creación de nuevos públicos. Además de la programación regular, cada temporada acoge exposiciones de diversas expresiones de artes plásticas en el hall del teatro.

Durante el mes de octubre comienza la programación dedicada a formaciones nacionales, una selección de las propuestas teatrales de distintos lugares de España, propuestas de mediano formato y gran calidad artística que encuentran en el ‘Ciclo de Compañías Nacionales’ de Sala Russafa la oportunidad de mostrar sus trabajos en València.

En colaboración con ‘Paper València. Saló d’art i poesia’, el 2 de octubre Sala Russafa estrenó la obra El mundo del arte (Una tragicomedia), primera incursión en el teatro del artista plástico mexicano-español Gino Rubert quien, además de escribir esta obra basándose en su propia experiencia, subió al escenario para interpretarla.

Rubert, afincado en Barcelona, es un creador que también se encuentra en las estanterías de muchos hogares y bibliotecas gracias a que su obra ilustra la portada de la saga literaria Millenium. Una serie de novelas criminales suecas creada por Stieg Larsson y escritas las tres primeras obras por él mismo y las siguientes por David Lagercrantz, que ha conseguido gran éxito de ventas a nivel mundial, así como una adaptación al cine bastante conocida.

«Este proyecto surge por unos cuadros en los que venía representando inauguraciones de exposiciones en las que aparecían artistas, críticos, galeristas… La Fundación Romea me propuso el reto de trasladar esa mirada a un espectáculo y la experiencia ha sido fantástica», comenta Rubert, quien escribe el texto y las canciones que se incluyen en el espectáculo, además de interpretar la pieza junto a la bailarina Estela Martí. «Tenía miedo de ver cuál podía ser mi reacción sobre el escenario porque de joven estudié teatro y me ha interesado mucho la performance, pero nunca había hecho algo así, tampoco había mostrado mis canciones», comenta el artista plástico, quien revela una sorprendente vis cómica en esta singular apuesta por mostrar la riqueza de la transversalidad de las artes.

Fundada en 1995 y ubicada primero en una antigua nave industrial surge la sala independiente Carme Teatre. Siempre ha tenido la particularidad de ofrecer sus propios montajes y además ceder su espacio a otro tipo de producciones, como las de danza. Entre su programación se pueden disfrutar tanto espectáculos nacionales como internacionales, aunque hay preferencia por los elaborados en la Comunitat Valenciana.

En 2015 Carme Teatre se traslada al barrio de Tendetes y celebra sus 25 años de trayectoria en un espacio más amplio, con renovada convocatoria de residencias y apoyo a la creación alternativa. Con Aurelio Delgado y Raúl Lago al frente, desarrollan una programación entre la que destaca el festival Vociferio, dando voz a aquellas propuestas artísticas locales, nacionales e internacionales que despuntan por su calidad, puesta en escena e innovación formal a la hora de mostrar sus poéticas.

Carme Teatre dispone, asimismo, de una sala expositiva donde exhiben obra artistas seleccionados por Lago y que tratan temas de corte social. Junto a ella, una cantina -ahora inhabilitada como cafetería por prevención sanitaria de covid- muestra piezas en pequeño formato expuestas en vitrinas colindantes a la barra. «Nosotros que trabajamos con multidisciplinariedad nos encontramos con que público que viene a ver danza, si sabe que puede acceder a un recital de poesía o ver una expo, amplía su experiencia». Explica Raúl Lago, añadiendo: «Mucha gente de las artes plásticas viene y se nutre, se inspira. Apreciamos que los creadores de artes escénicas tomen nota de las artes plásticas también. La performatividad en las escénicas ahora lo es todo. Personalmente, me parece fundamental la mezcla de disciplinas en todos los ámbitos».

Desde el 9 de octubre han decaído las restricciones de aforo en los teatros de València. En estos momentos el aforo está al 100%, sin separación entre asientos, pero la mascarilla sigue siendo obligatoria, la ventilación se cuida mucho y nuestros espacios escénicos están dando ejemplo de que la cultura es segura incluso en pandemia. No dejen de acudir y conocer la programación de nuestra red de teatros, tenemos un tesoro cultural en ella, un tejido al que contribuir y que estimula, en definitiva, todas las artes.

Compartir el artículo

stats