Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dime que me lees

Elogio del silencio

Jaume Plensa ha levantado una impresionante estatua en Nueva Jersey, frente a Manhattan. El alma del agua, que así se llama esta escultura de 24 metros de altura, representa la cabeza de Carlota, una niña que se lleva el dedo índice a los labios. El artista dice que no están mandando callar a Nueva York, «sino invitando al sosiego». Una invitación llena de sentido en estos tiempos, en los que el maremágnum de las redes de masas de nuestra oscura era digital ofusca cualquier pensamiento propio. Y uno no puede dejar de asociar la imagen de Carlota con dos interesantes libros de reciente publicación: ‘Privacidad es poder: Datos vigilancia y libertad en la era digital’, de Carissa Véliz (Debate); y ‘Bullshit, contra la charlatanería: Ser escéptico en un mundo basado en los datos’, de Carl T. Bergstrom y Jevin D. West (Capitán Swing). Son dos libros contra esa servidumbre voluntaria de la que hablaba La Boètie y que consiste en prestar nuestros ojos al poderoso.

Carissa Véliz trabaja en el Instituto para la Ética de la Inteligencia Artificial de la Universidad de Oxford y su libro es una invitación a la lucha para evitar el fin de la privacidad y acabar con el capitalismo de vigilancia. Una batalla feroz, nos dice, que no se ganará de una vez por todas, porque los derechos tienen que defenderse a diario. El libro desvela los trucos utilizados por las empresas de tecnología digital para erosionar nuestra privacidad y da claves y consejos prácticos para que podamos volver a tomar el control de nuestros datos personales y acabar con su mercantilización.

Bullshit podría traducirse como «mentira gorda», aunque literalmente sería «mierda de toro», algo que a algunos valencianos recordará una cancioncilla de la infancia: «caguerà de bou, quan plou s’arremulla/ caguerà de bou, quan plou s’escampa». Pues eso es lo que pasa con estas sofisticadas mentiras cuando llueven repetida y torrencialmente sobre la incauta ciudadanía. El bullshit es un fenómeno tan antiguo como la humanidad, pero nunca había proliferado tanto como en estos tiempos de entornos digitales, en los que impregna también las estadísticas, la sociología, la economía, la medicina y las ciencias. De manera que el libro de estos dos profesores de la Universidad de Washington es tanto más interesante en cuanto que es capaz de desenmascarar el mal uso de la ciencia, precisamente para defenderla.

En su ‘Oráculo manual y arte de prudencia’, Gracián nos advertía de que la lengua es una bestia salvaje difícil de encadenar una vez se ha escapado. Otro clérigo, el abate Dinouart, sostenía en ‘El arte de callar’, que hacer callar al lenguaje también es hacer hablar al silencio. Hagamos como Carlota y busquemos en silencio el alma del agua.

Compartir el artículo

stats