Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Lectura mutante», la nueva apuesta experimental del IVAM

Los participantes podrán compartir obras literarias o artísticas basadas en las colecciones expuestas en el museo para sacar una lectura común que va mutando. El primer taller «What’s in the f**ckin’ box» dará comienzo el miércoles 1 de diciembre.

Los miembros de Letra Salvaje preparan el primer taller de «Lectura mutante». ivam

Una caja puede albergar cualquier cosa, hasta las experiencias de un grupo de personas respecto a una obra artística. Este es el concepto disruptivo e innovador que presenta el IVAM junto a Letra Salvaje.

«Lectura mutante» pretende ser un punto de encuentro y activación entre las tres grandes patas del museo: las exposiciones, los visitantes y los fondos de la biblioteca. El proyecto se basa en compartir lecturas a través de los ejes temáticos de las exposiciones. «Pretendemos trabajar un concepto de lectura que escape de la noción habitual de individuo leyendo un libro en soledad, en un espacio doméstico. Intentamos generar lecturas a través de los temas que resuenan de las exposiciones del museo, de los libros de la biblioteca y de las referencias personales de los participantes en las exposiciones y en el taller», explica Víctor Navarrete, uno de sus creadores.

Las sesiones se llevan a cabo alrededor de unas cajas en las que cabe toda referencia bibliográfica, musical o audiovisual que «resuene» con la exposición del momento. «No sabes qué vas a leer, porque está dentro de una caja. Nosotros iremos sacando referencias bibliográficas de los temas de la exposición para activar la experiencia del que está ahí, llamado a decir «esta exposición me ha hecho pensar en este libro, esta película, esta obra artística...» e ir poniéndolo en común entre todos». Por lo tanto, «se busca no tanto una interpretación de los textos, sino qué me evoca a mí este texto», sintetiza. «Nosotros al principio proponemos una primera configuración de la caja con los títulos que nos sugieren las exposiciones. Esa caja está a disposición de quienes se apunten en la biblioteca. Ellos pueden ir, tocarlos, verlos y pueden ir completándola con referencias propias. En ese sentido la caja va mutando», explica. De esta manera, dentro de la caja estarán las experiencias de los participantes, con una puesta en común de lo que a cada uno le sugiere lo que hay dentro de la caja.

Al finalizar los talleres, la organización planea realizar una publicación que recoja lo ocurrido. «De estas sesiones queremos ir recogiendo lo que sale, opiniones, fotos… y estamos preparando una sesión final para intentar hacer una publicación con todo eso. Será una publicación también bastante experimental, jugando un poco con los límites de las publicaciones convencionales», explica Navarrete.

Compartir el artículo

stats