Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caminante

El violín de Fabio Biondi

En la inmensa obra de Johann Sebastian Bach el número seis tiene una especial significación, pues algunas de sus creaciones más celebradas están agrupadas en colecciones de seis. Es el caso de los Conciertos de Brandemburgo, de las sonatas para flauta y para violín con acompañamiento de clave, de las Suites para violonchelo solo y del grupo de obras para violín sin acompañamiento. Estas últimas, impresionante cima de la música, son en realidad dos subgrupos de tres obras cada uno: el de las Sonatas y el de las Partitas.

El violinista siciliano Fabio Biondi ofreció hace unos días en el Auditorio Nacional de Madrid la monumental serie, en la que el violín sin acompañamiento llega a sugerir el sonido de una orquesta o de un órgano. Fueron casi dos horas de titánico esfuerzo con momentos de extraordinaria brillantez, premiados con intensos aplausos y vibrantes bravos. El programa estaba ordenado de manera que la Chacona, último movimiento de la Partita número 2 y centro de gravedad del conjunto por profundidad y duración (casi un cuarto de hora), se situaba hacia la mitad de la segunda parte. Biondi toca un Carlo Ferdinando Gagliano de 1766, que transmitió un Bach preciso, cálido y emotivo. Acaba de grabar estas seis obras para el sello Naïve.

Después del concierto, el músico compartió un buen rato de animada conversación con un grupo de amigos. Habló de Handel para decir que, pese a ser el más famoso, El Mesías, tan apreciado por los públicos de todo el mundo, es el menos interesante de sus oratorios, y puso como ejemplo Solomon, Israel en Egipto o Jephtha, este último grabado por él con su orquesta Europa Galante para el sello BIS en 2008.

Fabio Biondi compartía la dirección musical del Palau de les Arts de Valencia con Roberto Abbado desde marzo de 2015. El violinista y director, que ahora reside en Turín, se estableció en València con deseos de permanencia. El 10 de abril de 2018 Biondi estaba desayunando con su mujer cuando conoció por la prensa una encuesta en la que los músicos de la orquesta mostraban su preferencia por otros posibles directores. Le dijo: «Nos vamos», y presentó de manera inmediata su dimisión, en un admirable gesto de dignidad.

La marcha de Biondi se unía así a la de Lorin Maazel, primer director musical de les Arts, en 2009, y a la de Zubin Mehta, que dirigió el desaparecido Festival del Mediterrani, en 2014, ambos en la época de recortes que diezmó la orquesta después de los tiempos dorados de grandes producciones, como el inolvidable Anillo del nibelungo de La Fura dels Baus. Biondi acaba de tocar en Berlín el Concierto de Mendelssohn dirigiendo a la Sinfónica de la Radio un programa con otras obras de Rossini y Beethoven. También en Berlín Mehta tiene previsto dirigir el mismo día en que se publican estas líneas una Tercera de Mahler a la Filarmónica de la ciudad. Desde que salieron accidentadamente, ni Mehta ni Biondi han vuelto a València.

Compartir el artículo

stats