Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo empieza con la catarsis

Tres ensayos gráficos que desde el testimonio autobiográfico de lo acontecido establecen lazos entre el noveno arte y la tragedia griega.

catarsis

El testimonio de lo vivido ha encontrado en el cómic un espacio propio que se ha ido desarrollando de forma acelerada, desde el impacto emocional de la confesión autobiográfica que trazaban los autores y autoras del underground americano de los 60 hasta el ensayo gráfico como reflexión desde el testimonio personal. Una evolución en la que las herramientas que pone sobre la mesa el lenguaje del cómic se conjugan de diversas maneras para encontrar una eficacia perfecta según la necesidad creativa, que no olvida esos cimientos que ya estableció la tragedia griega como reflejo de la vida.

catarsis

Contar lo que ha pasado es un ejercicio de reflexión catártica, un exorcismo de demonios interiores que solo la metáfora visual, creada desde la pulsión más visceral, puede expresar ante el silencio de unas palabras que no acaban de atreverse a salir de la boca. En Seguir dibujando (bang ediciones) la dibujante francesa Coco se une a Catherine Meurisse y Luz para sacar afuera todo lo vivido en aquel fatídico 7 de enero que tiñó de sangre las viñetas de Charlie Hebdo. Al igual que sus compañeros, Coco hace un ejercicio de dolorosa introspección para trasladar al lector el proceso de asimilación del trauma y mostrar, con toda la crudeza que puede un grafismo, los terribles momentos del atentado. La dibujante cuenta desde las tripas, con una fuerza violenta que se nutre de un sentimiento de culpa que ninguna terapia le puede mostrar como erróneo, pero que a través de unas viñetas de expresividad hiriente trasladan la impotencia infinita ante la barbarie que dio luz a esos sentimientos.

catarsis

Con el tiempo, lo visceral deja paso a lo racional y el testimonio cambia la catarsis por la anamnesis, como demuestra Elisa y los nuevos partisanos (Salamandra Graphic, traducción de Carlos Mayor), la nueva obra de Jacques Tardi que plasma los recuerdos del activismo militante de extrema izquierda de su guionista Dominique Grange. Un relato cronológico estricto, centrado en una memoria que va más allá de la historiografía para recuperar los sentimientos que dieron lugar al compromiso con una ideología radical tras los movimientos sociales de mayo del 68. Los problemas económicos y laborales de una clase obrera que estaba aprendiendo a reclamar sus derechos se mezclan con una ilusión revolucionaria que no se pregunta por la realidad tras los ideales. La experiencia de Tardi en el relato histórico se une a la pasión por la ciudad de París para que el relato de Grange encuentre los contextos que permiten entender lo que pasó, pero también a valorarlo fríamente desde la perspectiva del tiempo para reconocer errores, sin renunciar al compromiso con la lucha de clases.

Siguiendo el modelo griego, la anagnórisis llegaría después como punto álgido de esta tragedia de lo personal, en ese momento donde el protagonista conoce la verdad oculta. El meteorito de Hodges, de Fabien Roché (Garbuix Books, traducción de Montserrat Terrones), parte de la aséptica reconstrucción de una anécdota real para realizar una disección quirúrgica de cómo la realidad puede destruirse y reconstruirse sin que su protagonista pueda hacer nada, hasta quedar apartada de su propia vida. La supuestamente improbable caída de un meteorito sobre una persona tomó forma de realidad en la persona de Ann Elizabeth Hodges el 30 de noviembre de 1954 a las 14:46h, en la remota ciudad de Sylacauga, cuando una piedra del espacio destrozó el techo de su casa y la dejó magullada. Roché aprovecha con inteligencia los recursos narrativos desarrollados por Chris Ware para plantear un análisis minucioso de la transformación de una vida anónima en un fenómeno mediático, deteniéndose en las diferentes caras de un poliedro en crecimiento constante, inabarcable en su complejidad, pero devastador cuando la protagonista logra ser consciente de que su vida ya no le pertenece.

Tres formas de acercarse a lo acontecido que establecen lazos entre el noveno arte y la tragedia griega a través de la propia vida.

Compartir el artículo

stats