La V edición de los Premios Levante-EMV se ha celebrado este año marcada por la nueva normalidad. En el año 2020 pocas cosas se asemejan a lo que acostumbraban a ser y la covid-19 obliga a adaptarse a una nueva realidad basada en la distancia y la profilaxis. Por eso, esta edición se ha desarrollado en cinco actos independientes pero interconectados con los que el diario y su grupo editorial, Prensa Ibérica, homenajean a los «héroes» de la pandemia a través de la entrega de cinco galardones a otros tantos colectivos que han destacado por su esfuerzo y dedicación durante la crisis sanitaria, garantizando además el estricto cumplimiento de todas las medidas de seguridad sanitaria. En esta ocasión y con motivo de la excepcionalidad que lo envuelve todo, los cinco premios de este 2020 tienen la máxima categoría: Premio del Año. El primero en entregarse fue el destinado al colectivo sanitario. Los galardonados en su representación fueron los colegios oficiales de profesionales de Medicina, Enfermería, Farmacia, Veterinaria y Biología. El evento, celebrado en el Centre Cultural La Beneficència de València, estuvo apadrinado por el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. Asimismo, contó con la asistencia de la directora del diario Levante-EMV, Lydia del Canto; el consejero delegado de Prensa Ibérica en la Comunitat Valenciana, Juan Antonio López Ruiz de Zuazo; el consejero de Prensa Ibérica, Jesús Prado; el director general de relaciones institucionales de Prensa Valenciana, Julio Monreal y de Iván Molina, delegado institucional de Iberdrola en la Comunitat Valenciana. Iberdrola es además patrocinador global de los Premios Levante-EMV 2020. Todos los galardonados expresaron una idea común en sus intervenciones: ellos son solo una parte del inmenso grupo que compone a los sanitarios. Así, hubo múltiples recuerdos explícitos a celadores, auxiliares, cuidadores de residencias, conductores de ambulancia...nadie quiso olvidar a ninguna pieza del engranaje que permitió, a base de esfuerzo y sacrificio, que el sistema sanitario siguiera funcionando. En muchas ocasiones, incluso excediendo sus obligaciones y retribuciones, arriesgando su propia salud y la de su familia, por el bien común. «Hay cinco colectivos pero el premio es para cada ciudadano», afirmó en su intervención Del Canto, que destacó el esfuerzo realizado para celebrar una «extraña» pero necesaria quinta edición debido a la coyuntura sanitaria y las restricciones que comporta. «Primero íbamos a reunir a 1.000 personas», relató en referencia al modo en el que han venido desarrollándose las entregas anteriores de los Premios Levante-EMV, pero la pandemia lo trastocó todo. Del Canto relató que tras barajar reducir el aforo a 300 personas, se llegó planteó incluso la cancelación del certamen. «Más homenaje que premio» Pero fue precisamente lo crucial de la situación actual y lo fundamental del esfuerzo ciudadano realizado en este tiempo la razón por la que se optó por «entregarlos a modo de homenaje», convirtiendo cada uno de los microeventos en «pequeñas reuniones de amigos». También para combatir de algún modo esa «soledad» que caracteriza estos tiempos pandémicos, en los que como destaca la directora, «lo poco que nos queda es reunirnos y recordar lo que nos queremos». Del Canto también detalló que la coyuntura llevó a hacer un «gigantesco» premio del año para un «gigantesco» colectivo de personas y suprimir las categorías y temáticas. «No nos imaginábamos eligiendo» este año, confesó antes de volver a recordar que el galardón es para «cada una de las personas que ha echado una mano, que ha puesto su granito de arena». «Para nosotros son héroes. Se llaman premios pero este año son un homenaje, un reconocimiento público, un agradecimiento».

Premios Levante-EMV/Prensa Ibérica 2020: Sanitarios