Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector agrario teme que el veto se extienda al vino y al aceite de oliva

El bloqueo de Putin a los alimentos de la UE afecta de lleno a cítricos y caquis desde 2014

Trabajos en una almazara de la Vall d’Albaida. | JUANI RUIZ

Rusia inició en 2014 su política de bloqueo a productos de la Unión Europea como respuesta a las sanciones impuestas por Bruselas, Estados Unidos y otros países ante el conflicto entre Rusia y Ucrania por la invasión de la península de Crimea.

Los alimentos afectados por aquel decreto presidencial de Putin fueron los lácteos, cárnicos, el pescado y las frutas y verduras. También se prohibió la importación de cerdos vivos y de varios subproductos y grasas animales. Por eso, las organizaciones agrarias Unió de Llauradors y AVA-Asaja, que han cifrado en algo más de 300 millones de euros la caída de las exportaciones valencianas de productos como el caqui, los cítricos y la fruta de verano en este último lustro, temen ahora que el veto afecte al aceite de oliva y el vino, dos sectores con negocios crecientes en Rusia durante las últimas campañas.

El boyante negocio de las exportaciones de vino y aceite de oliva de la C. Valenciana a Rusia perdería así unos 15 millones de euros anuales. España es el cuarto proveedor de Rusia de vino. El primero es Francia. En 2020 Rusia importó de España vino embotellado por valor de 109,8 millones de euros, un 5% menos que en 2019.

La patronal de exportadores hortofrutícolas Fepex lamenta que hasta el bloqueo comercial de Rusia este país compraba 230.000 toneladas de frutas y verduras españolas que dejaron de venderse allí de la noche a la mañana. En los años anteriores al conflicto geopolítico Rusia se situaba como el sexto máximo destino de las exportaciones de frutas y hortalizas.

Compartir el artículo

stats