Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Nit de Sant Joan llena las playas de basura

Un dispositivo especial de limpieza recoge decenas de miles de kilos de suciedad - Las hogueras dejan restos de carbón en la arena

Estado que presentaba la playa de San Antonio de Cullera a primera hora de la mañana de ayer en pleno servicio especial de limpieza tras la Nit de Sant Joan.

Estado que presentaba la playa de San Antonio de Cullera a primera hora de la mañana de ayer en pleno servicio especial de limpieza tras la Nit de Sant Joan. pepi bohigues

Saltar la hoguera o pedir diversos deseos mientras uno se baña los pies no son las únicas tradiciones de la noche de San Juan. Desafortunadamente, la acumulación de toneladas de basura en las playas también se está convirtiendo en otra costumbre.

La playa cullerense amaneció ayer repleta de restos de botellas, bolsas, comida y, por supuesto, hogueras. Como suele ser habitual, la zona turística de San Antonio fue la más afectada. De hecho, hasta el paseo marítimo y las calles aledañas a la playa presentaban más suciedad de lo habitual. Los servicios de limpieza se tuvieron que emplear a fondo para dejar la arena en perfectas condiciones. Además de los trabajadores, diversos camiones y tractores participaron en las labores de limpieza. Y, junto a los empleados municipales de las áreas de Servicios Exteriores y Playas, también estuvieron los trabajadores de la empresa concesionaria de la basura, que participaron en la limpieza a pie de playa después de que el consistorio haya incluido esta tarea en el contrato que mantiene con Agricultores de la Vega SA.

El dato positivo es que, como la festividad de San Juan cayó entre semana, no se generó tanta suciedad como en años anteriores, cuando este día coincidió con el fin de semana. No obstante, el lunes por la noche la zona de San Antonio presentaba una gran afluencia de turistas y vecinos. Hacia las 21 horas, esta playa ya estaba repleta de gente que había traído sillas y mesas para cenar junto a la orilla. Muchos de los asistentes también encendieron la tradicional hoguera, cuyos restos de carbón son difíciles de retirar de la arena. Aunque había abundantes familias, la mayoría eran jóvenes que no tenían que trabajar a la mañana siguiente y que aprovecharon para celebrar numerosos botellones.

Diez toneladas en Sueca

A pocos kilómetros de allí, en las playas de Sueca, las labores de limpieza también fueron intensas. A las siete de la mañana finalizaba el dispositivo especial que la Concejalía de Servicios Municipales puso en marcha tras la Nit de Sant Joan. Hasta diez toneladas de basura recogieron en pocas horas los 21 operarios que trabajaron utilizando dos tractores remolque, una pala frontal, una retroexcavadora y dos máquinas limpia-playas.

La mayor concentración de residuos se registró en la playa de Les Palmeres, coincidiendo con la celebración de una discomóvil patrocinada por la concejalía de Turismo. Hacia la medianoche, la Concejalía de Fiestas ofreció un castillo de fuegos artificiales en el mismo paseo marítimo. A lo largo de todo el litoral suecano se concentraron centenares de personas para cumplir con el ritual de bienvenida al verano. La concejalía de Turismo había habilitado un servicio gratuito de autobuses para facilitar los desplazamientos desde Sueca hasta sus playas.

La Concejalía de Sanidad organizó también un dispositivo especial de atención sanitaria desde las 21 hasta las 3 de la madrugada. Se dispuso un servicio de ambulancia atendida por un médico y un ATS. Colaboraron los miembros de Protección Civil.

Por su parte, la Concejalía de Seguridad Ciudadana reforzó el servicio ordinario de policía, que mantuvo todas sus unidades patrullando tanto en el casco urbano de Sueca como en su zona marítima. Al dispositivo se sumaron 36 policías locales y guardias civiles asignados por la Comandancia del Puesto de Sueca, y 21 miembros del Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil (GRS). La noche transcurrió sin incidentes de relevancia.

Compartir el artículo

stats