Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Me siento ultrajada y humillada porque es una situación injusta»

«Me siento ultrajada y engañada porque nadie nos había dicho nunca que las pensiones debíamos declararlas, y habiendo presentado las declaraciones del IRPF de buena fe todos los años», manifiesta Mili, indignada. Tras asegurar que Francia «ya se queda con las retenciones correspondientes», denuncia que les están «haciendo pasar por una situación profundamente injusta». Y concluyen recordando que son «una generación que nos hemos dejado la juventud en el extranjero y hemos malvivido allí para sacar a España de la miseria en la que estaba, porque lo único que hacíamos era ahorrar para enviar divisas a España y podernos comprar una vivienda aquí». Elisa, viuda, que estuvo en París desde 1962 hasta 1979, la normativa le exige este año 2.100 euros. Juan Luis pasó más de cuarenta años de su vida en el país galo y en la declaración de 2013 ha tenido que abonar 2.860 euros. e. melero sueca

Compartir el artículo

stats