Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pobreza crece en Cullera

Cáritas atendió en 2013 un 51 % más de beneficiarios al recortarse la ayuda social pública De los 1.517 atendidos, 479 eran menores de edad

La pobreza crece en Cullera

La pobreza crece en Cullera

Todos los indicativos que ofreció Cáritas Interparroquial de Cullera ayer sobre las atenciones que realizó en 2013 muestran que la situación de las familias ha empeorado. No hay ningún dato positivo. Desde esta organización lamentan que la situación de pobreza de las familias se ha cronificado en el tiempo y, a pesar de ello, las Administraciones Públicas siguen sin ofrecer una ayuda adecuada.

El número de los beneficiarios de este servicio aumentó un 51% respecto a 2012 y se situó en 1.517 personas el año pasado, según la memoria anual de 2013 que se presentó ayer. De los atendidos, cabe destacar que 479 eran menores de edad. En el sexto año de la crisis, también hay que subrayar que la pobreza se ha cronificado. El 82% de las familias que acudieron en 2013, ya lo habían hecho el año anterior. Mary Falcó, directora de Cáritas en la vicaría de la Ribera, señaló que muchas personas llevan acudiendo entre dos y tres años de forma intermitente. El perfil sigue siendo el de una familia joven, de origen español (el 63%) y con hijos.

«La dignidad no se garantiza»

Cáritas Interparroquial de Cullera tuvo unos ingresos en 2013 que alcanzaron los 70.070 euros y, de estos, 21.815 euros procedían de donaciones, y otra parte importante de la ayuda que reciben provenía de la archidiócesis de Cáritas en Valencia. Mientras que, los gastos sumaron 70.949 euros, que fueron destinados principalmente a la compra de alimentos y al pago de alquileres y recibos de las familias. Pero también hay un abanico de ayudas destinadas a todo tipo de menesteres, como medicinas o educación, y que, según Falcó, demuestran que «por parte de la Administración no existe un sistema que garantice una dignidad mínima a las familias».

Montse Alberola, coordinadora de Cáritas en la vicaría, destacó como conclusión que la situación es casi insostenible y mostró su preocupación por la pobreza infantil y el aumento de la pobreza severa. Falcó también lamentó el retraso en el pago de la renta garantizada de ciudadanía. Respecto a los anuncios del Gobierno de que mejorara la situación económica, Encara Grau, coordinadora interparroquial, señaló que «la situación es suficientemente grave como para no esperar grandes cambios».

Compartir el artículo

stats