Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unanimidad para la retirada en Benifaió de la placa de Blasco

El PP apoya la moción del PSPV pero evita dedicar el centro de salud a Ernest Llluch, que puso la primera piedra

El pleno del Ayuntamiento de Benifaió ha aprobado por unanimidad de todos sus representantes políticos la retirada de la placa en la sala de urgencias del ambulatorio con el nombre del exconseller de Sanidad Rafael Blasco después de la condena a ocho años de cárcel y a 20 de inhabilitación para el ejercicio de cargo público por el saqueo de las ayudas al tercer mundo.

Sin embargo, la moción presentada por el grupo socialista no se aprobó como había sido presentada ya que incluía que el ambulatorio se dedicara al exministro socialista Ernest Lluch, que puso la primera piedra, y que se realizara un homenaje a la corporación socialista bajo cuyo mandato se gestionó la instalación del ambulatorio en Benifaió.

El portavoz del PP, José Luis Monrabal, realizó una enmienda in voce en la que reclamaba la retirada de esos dos puntos de la moción socialista para darle su apoyo, como finalmente ocurrió. Además, el portavoz del Gent per Benifaió José Vicente Zafra reclamó que el centro de salud reciba el nombre de alguna persona que sea elegida por el consejo de participación ciudadana.

Una retirada «necesaria»

El concejal socialista Xavier Martínez aseguró durante el debate que la retirada de la placa de Blasco del ambulatorio era «necesaria» después de la condena por parte del TSJ. Martínez recordó que Blasco es autor de un delito de malversación de fondos públicos al considerarse probada la apropiación durante su etapa como conseller de Solidaridad y Ciudadanía de fondos que estaban destinados a la cooperación humanitaria, en concreto a Nicaragua, donde apenas llegaron 47.000 euros de los 1,7 millones de euros del proyecto.

Blasco inauguró el 27 de noviembre de 2006 la ampliación del Centro Sanitario Integrado (CSI) de Benifaió y desde entonces la placa recordaba aquel momento. Ahora, siete años después, el ayuntamiento acuerda su retirada.

Desde el PSPV consideran que decisiones como esta ayudan a frenar la desafección de la ciudadanía hacia la política y las instituciones y añaden que es necesario realizar gestos creíbles contra de la corrupción.

Compartir el artículo

stats