Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El seguro agrario apenas cubrirá los daños del granizo en las hortalizas

El secretario de la Unió denuncia que la póliza no indemniza la cosecha deteriorada si al final de la campaña se alcanzan los kilos asegurados

­

Tener asegurada la cosecha de hortalizas no garantiza que los agricultores que se hayan visto afectados por la tormenta de granizo del martes cobren indemnización alguna. El secretario comarcal de la Unió, José Carlos Martínez, ha alertado de que la interpretación que realiza el seguro en el caso de las hortalizas provoca que en la mayoría de ocasiones «no se llegue a cobrar».

Martínez detalló que el agricultor asegura una estimación de kilos aunque si acaba recolectando esa cantidad al final de la campaña, pese a sufrir cualquier inclemencia meteorológica, pierde el derecho a percibir cualquier compensación. «En hortalizas es muy chocante, estamos en verano, son plantas que se recuperan y vuelven a producir, pero después del pedrisco nos quedamos un mes sin ningún fruto y eso no te lo indemniza nadie si al final de la campaña alcanzas los kilos que tenías asegurados», lamentó Martínez, quien considera que el seguro debería compensar el daño sufrido ya que, al aplicar este otro criterio, «aseguramos los kilos que no se han visto afectados por el pedrisco», incidió.

El dirigente de la Unió, uno de los pocos agricultores que mantiene en Alberic cultivos de hortalizas, que se han visto dañados por las dos trombas de granizo que ha registrado la Ribera en el último mes, considera una incongruencia que se esté asegurando «la fruta que no ha nacido o que se ha librado de la piedra» y señala que muy pocos labradores están asegurando este tipo de cosechas «por el desengaño que se lleva la gente cuando se ve ante una situación así». «Se ríen de nosotros», incidió Martínez, mientras relataba que si el daño estimado no llega al 10% de los kilos asegurados «tampoco cobras nada» pese a que se ha perdido una parte de la cosecha que el agricultor no ha podido comercializar.

La gota fría registrada el martes, que derivó en un fenómeno denominado supercélula, una tormenta giratoria que puede provocar tornados y, de hecho, en Càrcer estuvo a punto de formarse uno, descargó una tromba de granizo que afectó a gran parte de la comarca. Los sindicatos señalan el eje entre Antella y Alberic como el más afectado, aunque desde esta última localidad continuó hacia Villanueva de Castellón y la Pobla, donde también ha dejado partidas muy deterioradas. El pedrisco también causó daños en la Ribera Baixa.

Desde este sindicato agrario denunciaron que el principal problema del granizo es que ha cogido al agricultor «desprotegido» ya que muchos han optado por no asegurar sus cosechas debido a la reducción de prestaciones y al aumento de precios al recortarse las subvenciones.

José Carlos Martínez incidió en que el caso de las hortalizas es especialmente sangrante ya que si la planta se recupera tras una granizada y al final de la campaña produce los kilos que se habían asegurado, el agricultor no tiene derecho a ninguna indemnización aunque el pedrisco haya dañado parte de la cosecha.

Compartir el artículo

stats