Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio se lanza a comprar caqui antes que el pedrisco dispare el precio

Los productores ya reciben visitas de compradores para cerrar acuerdos por temor a una merma de la producción

La previsión de que se produzca una merma considerable de producción de caqui como consecuencia de los dos últimos episodios importantes de pedrisco, que han afectado a zonas productoras de la Ribera en menos de un mes, ha puesto en marcha un movimiento frenético por parte de los comercios privados para intentar asegurarse producción suficiente con la que atender sus demandas y, sobre todo, antes de que se dispare el precio si la oferta se resiente, porque en algunos municipios el descenso de producción podría ser importante.

Propietarios de plantaciones de caqui ya han recibido la visita de intermediarios, según ha comprobado Levante-EMV, para pactar precios y cerrar acuerdos, pero mucho antes de lo que es habitual ya que la campaña del caqui no comenzará hasta finales del mes de septiembte y se prolongará hasta finales de febrero.

Este adelanto del período de compraventa evidencia de forma clara que nadie quiere quedarse sin caqui, una fruta de la que, de momento, se vende toda la que se produce. Entre los compradores privados empiezan a preocupar los datos de que en algunos términos municipales el pedrisco ha dañado el 70% del término, como acaba de ocurrir en Alberic, o hace unas semanas en una franja de poblaciones desde Turís, pasando por Benimodo o l'Alcúdia, hasta Alberic, que parece la zona más castigada, y también que en los últimos días se produzcan tormentas cada tarde.

El caqui sigue siendo una fruta rentable. El año pasado, según datos de la Unió de Llauradors, en la última semana de campaña, cuando la fruta ya escaseaba, se llegaron a pagar precios de 0,73 euros por kilo, cuando el umbral de rentabilidad está por encima de 0,13. Además, en el tramo final de la campaña nunca bajó de 0,50 euros/kilo y en sólo tres semanas de la campaña bajó de 0,40 euros por kilo. Por eso, comercios privados buscan cerrar ventas ya que se da por seguro que en el próxima campaña habrá una menor producción en la comarca como consecuencia del pedrisco, ya que es una fruta muy sensible a este tipo de fenómenos meteorológicos. En el sector se confía que ello aumente el precio y que la producción que quede valga aún más dinero.

Además, en la mayoría de términos empiezan a proliferar las plantaciones, que aún tardarán en producir unos años, por lo que no existe tanta producción.

Más plazo para asegurar

Mientras, el secretario general del PSPV, Ximo Puig, reclamó ayer al Gobierno una prórroga en el seguro de pedrisco ante los graves daños ocasionados por las tormentas de los últimos días en la comarca de la Ribera. El líder socialista propone al Gobierno que establezca una prórroga que amplíe el plazo de renovación de la póliza de seguro por pedrisco, que acabó el pasado 15 de junio, hasta el próximo 15 de julio.

Puig criticó los efectos de los recortes en la política de seguros agrarios llevada a cabo por el Gobierno, con la disminución de las aportaciones y el incremento de los costes para el agricultor.

Compartir el artículo

stats