Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llaurí pagó en octubre 10.000 euros de luz, aunque aún debe 30.000

El consistorio liquidó lo que le quedaba de 2012 y 2013, pero entonces trabajaba con otras suministradoras

Hogar del Jubilado de Llaurí, afectado por el corte de luz.

Hogar del Jubilado de Llaurí, afectado por el corte de luz. s. vives

El Ayuntamiento de Llaurí pagó a principios de octubre varios recibos de la luz pendientes desde finales de 2012 y todo 2013 por valor de 10.000 euros a las dos compañías eléctricas con las que entonces tenía contratado el suministro. Lo hizo con una subvención para gastos corrientes de la diputación.

La satisfacción de esa cuantía hizo pensar a los responsables municipales que no se les cortaría la luz «porque nosotros no es que no paguemos, sino que vamos atrasados por falta de dinero», defiende la alcaldesa, Mª José Galán, aunque lo cierto es que la comercializadora con la que trabaja ahora el consistorio es otra distinta.

Las facturas que liquidó la Administración local correspondían a todos los edificios municipales, entre los que se encuentran el Multiusos y el Hogar del Jubilado, a los que se les cortó la luz desde el jueves de la semana pasada hasta este lunes al deberse todo 2014.

«Situación injusta»

Galán, que se muestra indignada por la forma de proceder de la eléctrica, considera que la situación que ha afrontado el municipio es «injusta». «Estamos yendo a rastras a las instituciones para que nos ayuden a pagar y creemos que lo que ha ocurrido en Llaurí no era necesario». Los recibos impagados de todo lo que va de año ascienden a unos 30.000 euros y el ayuntamiento había sido advertido varias veces de que si no procedía a liquidar las deudas, la suministradora tomaría la decisión de dejar a oscuras las instalaciones mencionadas, hecho que finalmente sucedió.

Según ha podido saber este rotativo, uno de los últimos avisos alertaba de que en caso de no solventarse la situación, se procedería al corte el pasado día 6 de noviembre. Las cartas con amenazas de corte son algo «habitual», dice Galán.

Compartir el artículo

stats