Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multa de 3.400 euros por una riña tumultuaria en Carcaixent

La Audiencia condena a dos de las cinco personas identificadas por las lesiones causadas en una trifulca durante las fiestas de 2013

La Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la condena a dos participantes en una riña tumultuaria en las fiestas mayores de Carcaixent de 2013. Ambos deberán pagar conjuntamente 3.423 euros por las lesiones causadas, que comportaron incluso días de baja a otro de los participantes en la reyerta.

La sentencia declara probado que sobre las cinco de la madrugada del 12 de octubre de 2013 en plenas fiestas de octubre de Carcaixent y en las proximidades de la explanada de «FEVE», donde estaba instalada una discomóvil se produjo una riña tumultuaria. En ella participaron, dice la sentencia, dos grupos de amigos y conocidos y se pudo identificar entre los participantes a dos hermanos y un amigo de éstos y por la otra a dos personas más.

En el curso de la reyerta se pudo constatar que uno de los hermanos agarró del cuello a otro de los participantes en la riña, quien, a su vez, le propinó un puñetazo en el ojo derecho. El otro hermano intervino dando una patada, pero también recibió un golpe, momento en el que apareció otra persona, que iba con su novia, y cuando trató de separar al resto fue agredido y derribado. Ya en el suelo recibió varios golpes en la cabeza con un zapato según se declara probado en la sentencia.

Varios de ellos requirieron de asistencia facultativa, permanecieron entre diez y 30 días de baja y sufrieron lesiones por las reclamaba indemnización.

También se ha dictado responsabilidad civil por valor de 313 euros para dos participantes, aunque la cantidad más elevada es la que tendrán que pagar conjuntamente dos de los condenados por las lesiones causadas.

Para los que no provocaron lesiones, los jueces contemplan la pena de 30 días de multa con una cuota de tres euros diarios.

La sentencia de la Audiencia confirma la de primera instancia del juzgado número siete de Alzira que había sido recurrida.

Los jueces desestiman una versión alternativa, según la cual uno de los lesionados habría caído al suelo por causa de una hipoglucemia que padece, una cuestión carente de cualquier acreditación suficiente para producir al menos la duda, según relata la sentencia.

Compartir el artículo

stats