Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IVIA detecta un tipo de caqui más resistente a la salinidad

Una investigación sobre el problema que afecta al Marquesat descubre diferencias entre los árboles

Un estudio científico del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) ha descubierto un árbol del caqui más resistente a la salinidad del agua. Concretamente, los expertos de este organismo de la conselleria señalan el patrón «Virginiana» (Diospyros virginiana L.) como el que presenta una mayor tolerancia al cloruro en comparación con el «Lotus».

Esto explicaría el porqué algunos árboles de la comarca se ven menos afectados que otros por la denominada necrosis foliar del caqui, una afección que se refleja en las hojas, las cuales se secan y caen de forma prematura, lo que impide un normal desarrollo del árbol y del propio fruto, que no alcanza el calibre esperado y madura con rapidez.

Precisamente, los problemas de salinidad están afectando a los cultivos de caquis del Marquesat y la Vall dels Alcalans, una situación sobre la que los agricultores de esta subcomarca de la Ribera han alertado al provocarles importantes mermas en las cosechas.

El problema, no obstante, no es nuevo, dado que ya se había manifestado en años anteriores, pero en esta campaña lo ha hecho con especialidad gravedad.

La cooperativa de Alfarp ha realizado un seguimiento y no duda en señalar el origen en la salinidad de las aguas del Magro, agravada en esta ocasión por la sequía ya que la ausencia de precipitaciones propicia una mayor concentración de sal en el suelo al no producirse el lavado del terreno que realiza la lluvia.

Desde la cooperativa de Real, no obstante, indican que el problema que ha afectado a cientos de parcelas de caqui puede ser consecuencia de un cúmulo de factores y no solo de la calidad del agua del Magro, aunque todos coinciden en que los síntomas que muestran los árboles son de un exceso de salinidad. Esta última circunstancia la confirma la investigación del IVIA

Actuaciones

El instituto agrario está «procesando información» en estos momentos para evaluar el efecto de la instalación de mallas que ayuden a disminuir la absorción de sal por parte de la planta. Además, ensaya con nuevos productos desalantes y mide el nivel de sales de las aguas para riego en varios puntos de la Ribera. Por otro lado, plantea la aplicación de técnicas de Riego Deficitario Controlado (RDC) para minimizar los daños0 en el Virginiana.

Compartir el artículo

stats