Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Mi sueño es restaurar el monasterio de la Murta»

El escultor considera que una escuela taller de canteros en Alzira podría ayudar a muchos jóvenes a empezar a trabajar

Latorre tiene un sueño pero no parece fácil que se cumpla a medio plazo. «Yo lo que desearía sería restaurar el Monestir de la Murta. Aquello necesita cimentación de nuevo porque está en un estado deplorable. Allí me jubilaría yo», afirma mientras sonríe con la última frase. Es uno de los proyectos que el escultor de Alzira tiene en mente. Otro es la formación de una escuela taller sobre la cantería, el oficio y arte de labrar la piedra para su empleo en

construcciones. «Se podría ocupar allí a jóvenes que no tienen ahora muchos objetivos y con los cursos se podría arreglar edificios de Alzira», relata. «Es uno oficio con mucha demanda porque no hay gente. Todos los que conozco están trabajando. Aquí se ha perdido la tradición pero podría recuperarse porque cada vez se valora más», añade.

Naxo Latorre ofrece a su trabajo incluso virtudes casi terapéuticas: «A mí me sirve de terapia porque me ayuda a controlar los nervios. La lucha contra la piedra te ayuda a disciplinarte, a calcular antes de ponerse a trabajar, aunque después a mi me gusta ejercer la cantería desde la explosión y no desde la reflexión». El alcireño complementó sus estudios en Grecia e Italia y su maestro fue el andaluz Francisco Sánchez. Lo recuerda porque la cantería no deja de ser un oficio que se transmite sobre todo por vía oral, contactando con aquellos que reproducen un arte con muchos siglos.

Compartir el artículo

stats