Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El teatro centenario de Vva. de Castellón

La localidad organiza numerosas actividades para conmemorar el primer siglo del Ideal

Hace ahora un siglo, la comarca vivía una época de avance cultural y social. En ese contexto nacieron numerosos espacios públicos en la Ribera destinados al teatro o el cine. Uno de ellos es el Ideal de Villanueva de Castellón, que este fin de semana celebra su primer siglo de existencia. El espacio ha marcado a varias generaciones de castelloneros, que mantienen recuerdos imborrables de la sala.

Ayer comenzaron los actos de celebración, con la reposición de cortometrajes de principios de siglo pasado, cine infantil, la proyección de Desperta, un corto realizado por alumnos del colegio Hernández, canciones en valenciano del grupo Trobada, teatro, danza clásica, cine o coreagrafías musicales. Actividades que seguirán hoy con un pasacalle conmemorativo, el homenaje a los fundadores, Evaristo Martí, José Vicente Alandes y Pere Joan Tudela, y el concierto de la Unión Musical para poner la guinda a la relación histórica entre música y teatro.

De sus orígenes se sabe poco, explica Francesc Xavier Martí, uno de los mejores conocedores del inmueble. Sólo hay dos breves referencias en el archivo local, lo que deja entrever que el teatro se construyó sin proyecto ni permiso de obras. Lo más probable, dice Martí, es que el alcalde Vicente Alandes, uno de los promotores, se eximiera a sí mismo y a sus socios de aquellos requisitos. No existen planos y las familias de los fundadores sólo han encontrado una escritura de venta de un solar en la partida de l´Almenà. Un empresario de Carlet, Escoms Torres, llevó la gestión inicial en los años 20, con películas mudas de Charlot o Buster Keaton. Con la República llegaron las varietés, las revistas musicales y algún cabaret subido de tono, al que sólo podía acceder público masculino. Fueron los tiempos de grandes actuaciones: Estrellita Castro, Juanita Reina o Antonio Amaya se subieron al escenario y compañías nacionales hicieron parada y fonda en Villanueva. Durante la dictadura, el cine pasado por el tamiz de la censura fue la única salida para muchos.

Con la democracia llegó la decadencia y el ayuntamiento adquirió la sala en 1983 por seis millones de pesetas más los 11 de la rehabilitación. Llegaron los tiempos de Llach, Al Tall o Maria del Mar Bonet. También Pep Gimeno el Botifarra y el local Rafa Estrada se han subido al escenario. Y los mejores músicos castelloneros, Josep Fuster, Vicent Puertos, Magdalena y Damià Martínez o Carles Benetó, señala Martí en el trabajo realizado sobre el Ideal.

La sala recupera también en los 90 su espacio para el cine. Son otros tiempos. Los años del cine-club, en los que participaron los mejores críticos cinematográficos valencianos.

El alcade de Villanueva de Castellón, Salvador Álvarez, asegura que el Ideal es «un signo de identidad» para el pueblo. Todos hemos actuado alguna vez allí», dice. Y si hay alguna entidad especialmente vinculada al Ideal es la Lira Castellonera. Sola o con la compañía de ilustres músicos, sus notas nunca han dejado de sonar. Este fin de semana vuelven a hacerlo en un teatro recuperado para el pueblo y convertido en emblema.

Compartir el artículo

stats