Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira cederá 15 años a una empresa la gestión del urbano en un contrato de 8,5 millones

El ayuntamiento pagará hasta 568.000 ? anuales y el adjudicatario deberá renovar 4 autobuses Un GPS informará del tiempo de espera en las paradas

El transporte urbano de Alzira seguirá gestionado por una empresa privada. El gobierno municipal tiene previsto aprobar en el pleno de mañana las bases de la licitación de un nuevo contrato que tendrá una duración de doce años, prorrogable hasta quince, un período durante el que contempla abonar al adjudicatario un máximo de 568.096 euros an anuales. El grupo municipal de EU expresó ayer su «frontal oposición» a mantener la privatización del servicio de autobuses urbanos ya que, según alega el edil Ivan Martínez, la privatización ha generado «numerosos problemas y no se contempla ni una mejora en las rutas ni la adquisición de vehículos más ecológicos», por lo que reivindica que la gestión vuelva a ser municipal, bien de forma directa o a través de una cooperativa de trabajadores, com0 se prestaba el servicio hasta hace unos años. El edil considera que, tal como se plantea, este contrato supone una nueva hipoteca para las arcas municipales que, en el plazo de 15 años, se aproxima a los nueve millones de euros.

Las cláusulas que tiene previsto aprobar el equipo de gobierno obligarán al adjudicatario a renovar la flota actual con cuatro autobuses, dos medianos y dos grandes; también se deberá hacer cargo del coste de los seguros y tendrá que instalar un sistema de información a los usuarios con la instalación de GPS en los vehículos de forma que, en las paradas más significativas, se pueda conocer los tiempos de espera hasta la llegada del nuevo autobús.

El gobierno alcireño también prevé en el nuevo contrato que sea el vehículo que cubra la línea 3 el que realice durante el servicio de transporte escolar, por lo que en esos tramos horarios se interrumpirá el servicio en esta línea. Los técnicos municipales defienden la duración del contrato por la necesidad de ofrecer un margen para que el adjudicatario pueda amortizar las inversiones.

Compartir el artículo

stats