Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plagas

El calor del otoño atrae plagas impropias de los cítricos en la comarca

El ácaro oriental, que es habitual en territorios más cálidos, como Andalucía o comarcas de Alicante, se expande ahora por zonas de la Ribera y ataca al cítrico - Algunas partidas de Carcaixent están afectadas

El calor del otoño atrae plagas impropias de los cítricos en la comarca

El calor del otoño atrae plagas impropias de los cítricos en la comarca

Las elevadas temperaturas del otoño se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los agricultores. Al mayor consumo de agua para regadío, lo que comporta un aumento del gasto, se une ahora la proliferación de plagas en zonas en las que antes no era habitual. Es el caso del ácaro oriental, una especie muy poco frecuente en la Ribera, habitual en territorios más cálidos, y que ya ha sido detectada en determinadas partidas de Carcaixent y no se descarta que en otros términos municipales.

La aparición de este ácaro en la Ribera resulta totalmente impropia, según señalan expertos consultados. Incluso la Conselleria de Agricultura, en un reciente boletín agrario, advertía de la necesidad de un control del ácaro oriental en las comarcas de Alicante, la Safor e incluso la Costera, pero no incluía a la Ribera, donde aún no se tenía conocimiento de la presencia de esta plaga.

El técnico del Ayuntamiento de Carcaixent, Carlos Burguet, asegura que se han dado una serie de condicionantes que han facilitado su expansión, como la ausencia de lluvias o la falta de frío.

De hecho, según publicó este diario el pasado 26 de octubre, la temperatura media de la comarca ha aumentado en 2,5 grados respecto al valor medio de los últimos 30 años.

En especial, el ácaro oriental afecta al cítrico „que se encuentra en plena campaña„ y si la plaga tiene una gran afección puede extenderse a la cosecha entera ya que afecta tanto a las hojas como al fruto. «El problema de estos ácaros es que se reproducen a una gran velocidad, ya que con apenas un día de vida ya son capaces de poner huevos y reproducirse», dice el especialista de Carcaixent.

El principal problema que se deriva es que al tratarse de una presencia muy poco habitual en la Ribera, el agricultor no está pendiente, por lo que puede darse el caso de que tenga la plaga en el campo y no sea consciente de ello. En Carcaixent ya se ha detectado en diferentes partidas, por lo que el ayuntamiento pedirá a los propietarios que comprueben si sus campos están dañados.

El Ivia dice que es muy reciente

Según explica el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (Ivia), el ácaro oriental es una plaga de reciente introducción en la península ibérica, que fue detectada por primera vez en la provincia de Málaga en el año 2001.

A lo largo de estos años se ha ido extendiendo por las zonas citrícolas de Andalucía e incluso se ha detectado en la provincia de Alicante y en la de Valencia, aunque hasta el momento no existía constancia de su presencia en la comarca de la Ribera.

Según explica el organismo competente en materia de plagas, los daños causados son similares a los producidos por el ácaro rojo. El ácaro, una araña de tres pares de patas, se alimenta de la clorofila. Cada hembra puede producir una media de ocho huevos al día. El 80% de la población son hembras a temperaturas comprendidas entre 20 y 30 grados, situándose la temperatura óptima para su desarrollo entre 21 y 27 grados. La longevidad del adulto oscila entre 12 y 21 días.

Los primeros ataques del ácaro rojo oriental tienen lugar a principio de verano y se extienden hasta finales de otoño, dice el Ivia, y el ácaro puede producir ligeras defoliaciones en plantaciones jóvenes de limón o cítrico y si los ataques son muy severos puede provocar una pérdida de vigor en limón como en clemenules.

Compartir el artículo

stats