Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos estiman que un 14 % de la población está afectada por la diabetes

Cerca de 130 profesionales de la medicina participan en las jornadas temáticas del Hospital de la Ribera

Un 14 % de la población se ve afectada por la diabetes, aumentando el riesgo de padecer dicha sintomatología a medida que las personas se van haciendo mayores, puesto que el 44 % de los diabéticos tiene más de sesenta y cinco años. Es alguno de los datos que se extrajo de las Jornadas de Diabetes que celebró ayer el Departamento de Salud de la Ribera en el Hospital de Alzira y en el que se dieron cita cerca de ciento treinta profesionales de la medicina y la enfermería del territorio valenciano. El objetivo era actualizar conocimientos y poner en común las últimas novedades en el abordaje de la diabetes mellitus.

Respecto al autocuidado por parte del paciente, el subdirector médico asistencial del Departamento de La Ribera, Antonio Fuertes, señaló que no existe tratamiento eficaz de la diabetes «sin educación y entrenamiento de su portador, que es en quien descansa, en gran medida, la labor de mantener cifras normales de glucosa en sangre». En este sentido, «es el personal sanitario de Atención Primaria, que es el nivel de salud en el que se atiende a más del 85% de las personas con diabetes mellitus, el que debe ser capaz de transmitir al paciente la motivación y las destrezas prácticas para afrontar las exigencias de autocuidado diario», defendió el doctor Fuertes.

Por lo que respecta a las complicaciones que puede conllevar la diabetes, las jornadas del Departamento de Salud de La Ribera se centraron en la nefropatía diabética, «la causa principal de insuficiencia renal en el mundo occidental y una de las complicaciones más importantes de la diabetes de larga evolución», según apuntó Fuentes.

Alrededor del 20-30% de los pacientes diabéticos presentan evidencias de nefropatía, aumentando la incidencia sobre todo en pacientes diabéticos tipo 2 (el más frecuente, producido por una falta de insulina), mientras que en los pacientes tipo 1 (causado por una reacción autoinmune en la que las defensas del organismo atacan las células productoras de insulina), dicha incidencia tiende a estabilizarse o incluso a descender. Según el conferenciante Fuertes, «el control estricto de la glucemia y de la presión arterial, el tratamiento precoz de las infecciones urinarias y la no utilización de medicaciones o contrastes nefrotóxicos, puede retrasar o prevenir la aparición y el desarrollo de la nefropatía diabética».

Compartir el artículo

stats