Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera aspira a remontar el vuelo con el turismo ornitológico

Se reunirá con touroperadores anglosajones y chinos La observación de aves atrae a turistas de alto poder adquisitivo - El faro es un mirador único

La mayoría de turistas que llegan a Cullera pasan sus días de vacaciones tumbados en la playa mirando al horizonte. Pero ahora la ciudad turística busca atraer a un tipo de visitante que se mueve más por la zona norte del monte, entre el Faro y el Parque Natural de la Albufera, para echar la vista un poco más hacia arriba y ver aves marinas que no se pueden observar en otros puntos de la provincia.

Desde hace dos años Cullera está intentando convertirse en un punto de referencia para el turismo ornitológico (el conocido como birdwatching), muy popular en los países anglosajones y que atrae a gente de un perfil adquisitivo medio-alto, ya que los amantes de este hobby cuentan con caros equipos de fotografía y de visionado. La semana pasada Cullera estuvo presente en la Feria Internacional de Ornitología de Extremadura y, a través de la empresa Actiobirding que comercializa la actividad, ya se ha puesto en contacto con touroperadores del Reino Unido y China.

Empresas turísticas inglesas

Dentro de tres meses un grupo de empresas turísticas inglesas visitarán Cullera para conocer todos los puntos desde donde se pueden observar aves y la ciudad también acudirá a las ferias de Londres y Utrech (Holanda), especializadas en esta actividad.

Así, se ofrecen dos paquetes turísticos desde 64 euros y 113 euros (dependiendo de si se quiere incluir el alojamiento o no). Durante estos dos años ya se han organizado diversas excursiones, la mayoría con turistas españoles e ingleses.

No obstante, el edil de Turismo, Manuel López, advierte de que se trata de «un producto complementario» a la oferta global de Cullera y «no masivo» porque atrae a un sector muy concreto de gente. Otro punto positivo es que ayudaría a desestacionalizar la llegada de turistas porque el verano es la peor época para observar aves.

Compartir el artículo

stats