Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una década de relativo interés turístico

Las fallas conmemoran el aniversario de la concesión del título por parte del Gobierno central en 2005

«El principal protagonismo lo tuvieron, lo tienen y lo tendrán todos los falleros que cada ejercicio demuestran de lo que son capaces». Las fallas de Alzira conmemoraron ayer el décimo aniversario de su declaración como Fiesta de Interés Turístico Nacional con un acto en el que el ayuntamiento entregó una placa de recuerdo a cada una de las 34 comisiones de la ciudad y del que también quiso hacer partícipe al alcalde y al presidente de la JLF que impulsaron el expediente definitivo, Pedro Grande y Juan José Dolz; a la entonces concejal de Fiestas, Isabel Carreres, y a las falleras mayores que en 2005 representaban a la ciudad, Maika Gil y Casandra Goig.

El salón noble del ayuntamiento, un marco reservado para las grandes celebraciones, acogió esta conmemoración de lo que, en palabras de Elena Bastidas, fue un «momento histórico para las fallas y un momento histórico para Alzira». La alcaldesa, que estuvo acompañada en el escenario por las falleras mayores de 2015, María Pons y Claudia Gomis, recordó el viaje a Madrid el 4 de febrero para recoger la resolución del Secretario de Estado que concedía a las Fallas de Alzira este reconocimiento y la emoción que se vivió en la celebración, tanto en el interior de ese mismo salón noble como en la calle.

Bastidas destacó que esta declaración fue «fruto de la ilusión y el esfuerzo colectivos» y señaló que esta conmemoración junto a la celebración el año pasado del 125 aniversario de las Fallas de Alzira «tienen que servir de palanca o plataforma para ser conscientes de lo que podemos conseguir como pueblo» y, en esta línea, recordó que las Fallas aspiran ahora a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Compartir el artículo

stats