Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Almussafes impulsa el Banco de Tiempo

Los vecinos se pondrán a disposición de personas necesitadas para ayudarles en el día a día sin pedir dinero

Los vecinos de Almussafes disponen de un nuevo banco, pero en este caso no es una entidad financiera al uso, sino una iniciativa solidaria en la que los participantes depositan su tiempo y habilidades en favor de otras personas en vez de dinero.

En el marco del Plan Estratégico de Participación Ciudadana municipal y, más concretamente, en el Plan de Acción «Personas que cuidan de personas», el consistorio acaba de aprobar el reglamento de funcionamiento del Banco de Tiempo. Se trata de un servicio sin ánimo de lucro, cuyas acciones se ejecutarán en colaboración con la Agrupación Local de Voluntariado Social, constituida el pasado año.

Funcionamiento

Los usuarios deberán ser mayores de edad y estar empadronados en Almussafes o municipios colindantes, aunque los intercambios se efectuarán en el término municipal almusafense. Se han establecido dos posibilidades para la inscripción: como persona individual o como colectivo y, en este ultimo caso, tan sólo se aceptarán entidades sin ánimo de lucro e inscritas en el registro municipal de asociaciones.

Los voluntarios tendrán que ofrecer un determinado número de servicios —como mínimo uno— y a su vez podrán demandar aquellos que necesiten para cubrir sus necesidades puntuales.

Cada integrante del banco será titular de una cuenta corriente de tiempo y dispondrá de un talonario personal que utilizará en el momento de recibir tiempo de un servicio realizado por otra persona, es decir, cuando actúa como demandante. En el citado talonario, se indicará el tipo de intercambio, el tiempo del servicio y a favor de quién se ha realizado.

El pleno de la corporación ya ha dado su conformidad a la creación, cuyo principal objetivo radica en consolidar la participación ciudadana en el ámbito del bienestar social, además de facilitar el intercambio de tiempo, servicios y la prestación de ayuda mutua sin ninguna mediación monetaria entre las personas participantes en él, fomentando los contactos sociales y la interacción entre diferentes colectivos, culturas y generaciones y creando redes de cooperación y de apoyo. El intercambio de tiempo está dirigido principalmente a ofrecer y solicitar servicios de atención a personas y tareas del ámbito privado, tendentes a resolver necesidades puntuales de la vida diaria.

Tales prestaciones no deben ser nunca configuradas ni asimiladas a relaciones de trabajo autónomo y subordinado y, por lo tanto, se excluyen todas las actividades que, desarrolladas de modo continuado, puedan ser objeto de contratación laboral. La sede del Banco de Tiempo se ha ubicado en el Centro de Información Juvenil.

Compartir el artículo

stats