Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno de Sueca tumba el contrato de la basura por su división interna

Compromís, parte del PP y los no adscritos se oponen el proyecto del PSPV, que sí apoya el alcalde

La edil Manoli Egea.

La edil Manoli Egea. e. melero

El pliego de condiciones que regulará el nuevo contrato de la recogida de residuos y la limpieza viaria de Sueca evidenció más que nunca la falta de sintonía del equipo de gobierno. La concejal de Medio Ambiente, Manoli Egea, no pudo sacar adelante este proyecto que había llevado al pleno del pasado jueves por 6 votos a favor y 14 en contra. La edil del PSPV-PSOE chocó con la oposición de algunos de sus compañeros en el gobierno local. Sólo obtuvo el apoyo del GISPM, partido del alcalde, Salvador Campillo. Votaron en contra los cinco ediles de Compromís y el exsocialista Enrique Vidal, ahora en el grupo no adscrito. También rechazaron la propuesta los nueve miembros del PP, en la oposición, y la expopular Celia Beltrán, escindida del partido el pasado septiembre. Sin embargo, en el grupo municipal popular también hubo división, ya que Carlos Ramírez, decidió romper la disciplina de voto y apoyó la propuesta.

La socialista Manoli Egea defendió el pliego por sus mejoras y ahorro. Recordó que había sido diseñado con la colaboración de la ciudadanía, ya que incorporaba las indicaciones extraídas de las más de 600 encuestas realizadas el pasado verano. Entre las mejoras destacó el nuevo sistema de recogida, consistente en dejar libre de contenedores las calles del centro por el día; la limpieza de éstos en base, hecho que evitaría las molestias de los ruidos nocturnos; la inclusión de la limpieza de dos pistas deportivas que ahora no se contempla; la instalación de una oficina de atención al público, página web y la habilitación de cinco pipi-canes. También prevé la ampliación de la cantidad de papeleras, la renovación de la mitad de los contenedores actuales, y la mejora salarial de los trabajadores, a razón de «un 6% en tres años», dijo. El precio de licitación era de 1,3 millones (IVA incluido) anuales y la duración de diez años, con cuatro de posibles prórrogas.

Desde Compromís reconocieron el trabajo realizado y consideraron el pliego como un buen punto de partida, aunque «creemos que debemos mejorarlo entre todos para que se apruebe por unanimidad, o al menos por una amplia mayoría», destacó la portavoz, Raquel Tamarit. Atendiendo a la proximidad de las elecciones municipales, «de las que saldrá una nueva composición del pleno, estimamos que las nuevas fuerzas, o como mínimo, las nuevas personas que formarán el pleno deben poder dar su opinión».

Tamarit, al igual que el portavoz del PP, Daniel Meseguer, coincidieron en la necesidad de que Egea retirara la propuesta hasta la constitución del nuevo gobierno local. De la misma manera, también interpretaron que «este no es el momento para sacar este pliego». «Con esta actitud están hipotecando el margen de maniobra, no sólo del futuro gobierno, sino de las próximas tres legislaturas y media», señaló Meseguer. Y recordó que el contrato de recogida de residuos venció en 2012, en el primer año de la presente legislatura. «En aquel momento se prorrogó para 2013 y posteriormente para 2014, finalizando en el mes de junio, hace ya diez meses», dijo para destacar la «prisa» de la concejal para aprobar el pliego «a escasos 80 días de elecciones».

Por su parte, Enrique Vidal, recriminó a la socialista no haber tomado en consideración recuperar la gestión pública en el servicio de recogida de basura y limpieza viaria. Y la invitó a fijarse en «el alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, que ha apostado por la municipalización del servicio, ahorrando así 400.000 euros».

Celia Beltrán, lamentó que «sólo hemos tenido una semana para estudiar el documento, que es el tiempo transcurrido desde que se acabó de elaborar». En la misma sesión plenaria se dio cuenta de la dimisión de la edil que abandonó las filas del PP el pasado septiembre. Celia Beltrán tiene la intención de encabezar la candidatura de Ciutadans en los próximos comicios municipales. Tras su renuncia, la sustituirá en el grupo del PP Vanesa Llinares, quien tomará posesión del cargo en el próximo pleno del mes de abril.

El alcalde, Salvador Campillo, que sí votó a favor, defendió el pliego por reunir las condiciones necesarias y estar avalado por el secretario y el interventor municipal. Destacó el trabajo realizado en el último año y justificó que, «aunque falte poco para las elecciones se debe continuar trabajando».

Compartir el artículo

stats