Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Álex Martínez: volver, ver y vencer

El alberiquense estuvo cuatro años en el Mundial de Superstock pero una lesión le alejó de la primera fila del motociclismo. Hasta la actualidad

Álex Martínez: volver, ver y vencer

Álex Martínez: volver, ver y vencer

Si el gusanillo no se mata bien muerto, acaba por aparecer de nuevo. El motociclista de Alberic Álex Martínez decidió la pasada temporada subirse de nuevo sobre una moto tras un periodo de siete años alejado de los circuitos por una lesión. No pudo hacerlo mejor. Parafraseando a nuestro gusto a los romanos: «volvió, vio y venció». Junto a Israel González acabaron por formar el Team Igax, un equipo que basa su futuro en la fuerza de voluntad, en la capacidad de trabajo y en la calidad deportiva de Álex Martínez. Las ayudas económicas de los patrocinadores son escasas en tiempos de crisis a pesar de la proyección comercial que supone esponsorizar a un deportista de la calidad del alberiquense, siempre próximo a los espacios de referencia por sus repetitivos éxitos. Con ello, han de suplir con horas y mucha voluntad lo que no existe en dinero.

Los éxitos han permitido que este año Yamaha se fije en ellos y puedan empezar a competir a lomos de una moto que les dará más proyección. Además, la formación alberiquense se ha visto reforzada con el fichaje de un joven de once años que apunta muchas maneras, el castellonense Sergio García, por lo que la formación adquiere una estructura de equipo hasta el momento desconocida. Todo ello con el objetivo de asegurar el futuro después de la retirada de Álex Martínez, que ya cuenta con treinta y dos años. Y es que el ribereño no acaba de llegar al mundo de las dos ruedas. Hace una década disputó durante cuatro años seguidos el Mundial, convirtiéndose en uno de los deportistas de referencia en una comarca en la que hay motoristas de calidad a patadas. No sobra ninguno.

La temporada empezó a trompicones, pues las motos de Yamaha han tardado una eternidad en llegar a sus manos, postergando la puesta a punto de una maquinaria que trabajan los dos alberiquenses como si fuese el bien más preciado. «Hubo un momento que pensábamos que nos quedaban sin moto porque las nuevas Yamaha han tardado mucho en salir. Hemos insistido mucho para poder llegar a tiempo al Campeonato de España de Superstock, la máxima a nivel nacional, a finales de marzo», explica Martínez. El año pasado, en la temporada del regreso, ganaron en el formato de Copa de España. Ganaron todas las carreras hasta hacerse con el título general. Los éxitos también permitieron que Martínez estuviera en las 24 horas de Montmeló, ganándolas en Superbikes.

«Buscamos una moto competitiva como una Kawasaki ZX10 y probamos suerte. El tío —en referencia a Álex Martínez— está para dar gas, por lo que acabamos ganando. Este año, el paso ha sido muy importante, con una estructura de equipo más compleja» explica Israel González, jefe de equipo.

«Está saliendo todo de nuestra ilusión. Los dos tenemos nuestros trabajo pero siempre estamos quitando horas de otros sitios para poner en el equipo. Nuestro patrocinador más importante el año pasado fue una empresa de Picassent que nos dio 500 euros. Sí que es cierto que ha habido marcas como Dunlop que ha confiado en nosotros y por ejemplo el pasado año estuvimos en el Europeo como premio por haber ganado el Campeonato de España. El secreto está en que nos lo preparamos todo nosotros y que conozco a mucha gente de cuando competía en el Mundial», relata Álex Martínez.

Compartir el artículo

stats