Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira también cultiva peces

Un emprendedor monta una granja acuícola de tilapias, un pescado con un buen mercado en otros países

El consumo de tilapia en España crece progresivamente, aunque para el gran público sigue siendo un pescado desconocido. Un emprendedor ha puesto en marcha en Alzira la tercera granja acuícola de España dedicada a la cría y engorde de tilapias para su venta en fresco. Sin apenas conocimientos previos más allá de su afición a bucear con botella que le ha mantenido en contacto con el mar, Pascual Bernabeu reconoce haberse «lanzado de cabeza a la piscina» en una aventura empresarial que, en base a sus cálculos, «a la larga tiene que ser rentable», especialmente cuando comprueba que algunas cadenas de distribución están vendiendo por encima de los tres euros cada unidad de tilapia. En su caso, se encuentra a la espera de un último permiso para poder comercializar la primera producción y, según comenta, por los contactos mantenidos con mayoristas de la provincia de Alicante que suministran a restaurantes «la tendría toda vendida».

La idea de montar esta piscifactoría surgió de un amigo de origen chino que trabaja como distribuidor en Valencia. «Yo no sabía lo que era la tilapia y empecé a investigar», relata este antiguo trabajador de la construcción que, tras quedarse sin empleo, ha acabado montando una pequeña granja acuícola con cinco balsas en un antiguo taller de reparación de coches «por la obligación de buscar algo».

El trabajo de investigación le permitió conocer que en el año 2012 se consumieron en España cinco millones de toneladas de tilapia que se importa congelada mayoritariamente de países de Asia como China, Vietnam o Corea y también ponerse en contacto con los promotores de la primera piscifactoría de tilapia natural de España, ubicada en Córdoba. «Es una aventura, pero la he estudiado muy bien», comenta este emprendedor, mientras detalla que el consumo es muy superior en otros países europeos como Francia o Inglaterra o que Estados Unidos es el mayor consumidor de un pescado blanco «con una carne muy sabrosa y firme», detalla la web de La Ribera Acuicultura.

Pascual Bernabeu compra las tilapias en fase de alevines y con un tamaño «de micras» a un proveedor holandés y se encarga de la cría y engorde en unas instalaciones habilitadas en Alzira que mantienen el agua a 28 º C a través de un circuito cerrado en el que ha incorporado un filtro biológico, mientras que la temperatura ambiente se sitúa entre 24 y 25 º C. Son las condiciones que necesita para favorecer un rápido crecimiento. Según explica, este ejemplar originario de África puede alcanzar en dos años un tamaño de hasta tres kilos pero el proceso de cría puede completarse con seis u ocho meses ya que a partir de 300 gramos ya se puede comercializar.

Este emprendedor estima en cerca de 60.000 euros la inversión realizada en esta pequeña piscifactoría y, según sus cálculos, con una producción de 15.000 ejemplares al año el negocio superaría el umbral de la rentabilidad, aunque en estos comienzos tiene en las balsas alrededor de 7.000 unidades. «Los números salen cuando se trabaja en producciones grandes, pero yo en estos momentos tengo que empezar a vender», señala, mientras apunta como anécdota que, aunque la tilapia sea poco conocida, un familiar le llamó recientemente tras encontrarla en el menú de uno de los hoteles de referencia de Valencia.

Compartir el artículo

stats