Carcaixent ha demostrado tener un gran corazón y gran implicación con sus vecinos menos favorecidos y más necesitados. Tenemos la suerte de contar con varias asociaciones de voluntarios trabajando por aquellos que necesitan ayuda. Mención aparte necesita una de ellas como es SOS Carcaixent, una asociación de joven creación en la que voluntarios ofrecen su tiempo y esfuerzo para reunir alimentos y poder ayudar en su día a día a más de 120 familias que necesitan de una ayuda extra para poder comer o poder llegar a fin de mes. El objetivo de la asociación es que ningún niño, anciano o vecino se quede sin comer, un derecho básico.

Sería más completo y más fácil si en el presupuesto municipal se abriera una partida dedicada exclusivamente a dicho banco y no la más que ridícula ayuda que esta reina de corazones que supone la alcaldesa, Lola Botella, dirige a la gente necesitada: una partida de 1.000 euros para 120 familias, no más de 83 euros al mes para comprar alimentos. No me preocupa la cantidad y sí la falta de sensatez, el total desprecio a la ayuda. El banco de alimentos no tiene local si no fuera por la ayuda de un vecino. Botella y, también Ferrer, son sabedores que las 120 familias están siendo ayudadas por SOS Carcaixent, con la gran aportación de Cáritas y San Vicente de Paul, que con sus esfuerzos y calidad humana suman esfuerzos para que dicho proyecto solidario pueda estar activo. Mi pregunta es: ¿Cómo puede ser que l´Alcúdia (con un gobierno socialista desde que se recuperó la democracia) dedique 20.000 euros al año para su Banco de Alimentos y el PP de Lola Botella destina sólo 1.000 euros? Eso sí, este año (gracias a la cercanía de las elecciones) entregó 3.000 euros en el mes de diciembre al Banco de Alimentos y otras asociaciones. Hay que lavarse la cara para salir bien en la foto.

Los ciudadanos y ciudadanas de Carcaixent necesitan derechos y no caridad. Ante el derecho el ciudadano puede reclamar pero ante la caridad sólo puede arrodillarse. Basta de verticalidad de los que muchos tienen (como los representantes del PP en Carcaixent) contra los vecinos normales de nuestro municipio.